México.- Nicolas Sarkozy, presidente de Francia entre los años 2007 y 2012, habló por primera vez sobre el arresto del exsecretario de Seguridad, Genaro García Luna, a quien se enfrentó durante su encontronazo con Felipe Calderón por la detención de la ciudadana francesa Florence Cassez.

"No me asombró en absoluto. No sabía cuándo ni cómo iba a ocurrir, pero desde hace tiempo sabía que iba a ocurrir", sostuvo el ex mandatario galo a la revista Proceso sobre la detención de García Luna, acusado de trabajar para el narco por la Justicia de EU.

Y agregó: "Nunca me alegra asistir a la caída de alguien, independientemente de lo que haya hecho. Me porté suficientemente severo con ese personaje cuando se encontraba en la cúspide del poder y de la gloria... Ahora que está detrás de las rejas no pronunciaré una sola palabra en su contra. Es una cuestión de principios".

Sarkozy detalla además en el reportaje su confrontación con Calderón por el caso Florence, que aseguran estuvo a punto de causar la ruptura diplomática "no entre los países, pero sí entre sus presidentes".

El ex mandatario francés califica de "infamia"el proceso contra su conciudadana y aseguró que desde el momento que empezó a interiorizarse sobre el caso, era claro que era un "montaje alucinante"

"Para mí resultaba inaceptable que semejante situación se diese en una democracia como México, que es un país que siempre admiré y que sigo admirando. En realidad, era mucho más difícil creer en la culpabilidad de Florence Cassez que en su inocencia", afirma.

Sarkozy asegura también que "por supuesto" respalda la intención de Cassez de iniciar nuevas acciones legales contra México.

"Los derechos de esa ciudadana francesa han sido pisoteados. Su vida ha sido destrozada durante siete años. Un estado de derecho como el de México tiene la obligación de asumir sus responsabilidades. Dicho eso, sólo la víctima puede tomar esa decisión. A mí no me corresponde darle consejos. Pero yo comprendería muy bien que dé la lucha para lavar su honor, no sólo mediante un procedimiento judicial sobre el fondo de su caso, sino también para exigir una indemnización por los siete años que le fueron robados", expresa Sarkozy.