En los últimos años personas que se atienden en Hospitales Públicos han resultado muertas o discapacitadas a consecuencia de la inoportuna atención médica.

La negligencia médica es entonces haber realizado actos no apropiados o, por no haber tenido la diligencia requerida para el caso particular. Es decir, no haber cumplido con los parámetros mínimos y estándares de conducta para enfrentar el caso, y no haber cumplido con las normas técnicas de la profesión médica.

Dejan ciego a un bebé por error

Hace apenas dos días, la madre de un bebé de apenas un año y dos meses de edad denunció que su hijo quedará ciego, porque médicos del IMSS le extirparon su único ojo sano, el del lado derecho, cuando lo estaban operando para extraerle el ojo izquierdo por un tumor.

Los padres afirmaron  que se trata de una negligencia médica ocurrida en el área de oftalmología de la Unidad Médica de Alta Especialidad del Instituto Mexicano del Seguro Social en Ciudad Obregón, Sonora. imss

Fue hace tres meses cuando el pequeño Fernando Jonathan Valdez Ayala comenzó un tratamiento médico por un tumor maligno en el ojo izquierdo, por el cual se sometió a varias sesiones de quimioterapia que no arrojaron resultados positivos.

El caso se dio a conocer a través de las redes sociales, donde María Marlene Ayala Quijano y su esposo Fernando Valdez Gastélum hicieron público que ya presentaron una denuncia penal en contra del oftalmólogo que operó a su hijo.

Por su parte, el IMSS, a través de un posicionamiento, confirmó que el niño fue intervenido quirúrgicamente en dicho hospital, además que la propia institución ha iniciado una investigación por estos hechos, pero niega más detalles del caso para no entorpecer las investigaciones.

Le arrebataron la oportunidad de criar a su hija

El 6 de octubre de 2013 Susana, una indígena tzotzil de 26 años murió, en su intento por dar vida. Tuvo que esperar 48 horas antes de que le practicaran una cesárea que debió ser inmediata. 1176669

Una cadena de errores del personal del Hospital de la Mujer de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, le arrebató la posibilidad de ver crecer  a su hija.

Ginecóloga que quería  ser gastroenteróloga

En el mes de julio del  2010 se registró otro caso de negligencia médica en el Instituto Mexicano del Seguro Social, (IMSS);  una ginecóloga de la clínica 89 en Guadalajara Jalisco atendió a una mujer que ostentaba un embarazo anembriónico, a la que le practicó un legrado, sin embargo le perforó el útero, por lo que le debió efectuar una cirugía, al practicarla le perforó un intestino; la lesión se complicó por malas atenciones en la clínica y a la paciente se le habilitó una bolsa de ileostomía, la misma también provocó infecciones y daños diversos. Los hechos ocurrieron cuando Sara, nombrada así por cuestiones de seguridad, presentó malestares abdominales y acudió a su clínica familiar, debido a que no se cuenta con lo necesario para atender casos mayores; fue derivada al Hospital Regional de Zona número 89 del IMSS. A su llegada al área de urgencias no fue atendida sino hasta tiempo después, cuando el marido de Sara, molesto, exigió al personal que dieran atención médica a su esposa; fue entonces que la revisaron y se le detectó que ostentaba un embarazo anembriónico; es decir que el útero de la paciente estaba ocupado, pero no había feto.

Screen Shot 2015-04-17 at 11La ginecóloga debió practicar un legrado; pero durante la manipulación le ocasionó una herida, y le señaló a Sara, "tu útero parece de mantequilla, hubo un accidente, y sin querer te hice una pequeña perforación, pero no te preocupes, te tengo que hacer una pequeña operación, tipo cesárea"; según consta en el expediente.

La paciente fue anestesiada y le practicaron la cirugía, al salir le advirtieron de no probar alimentos en tres días; transcurrido ese tiempo fue dada de alta, al mediodía, sin embargo esa misma noche regresó, a consecuencia de que vomitaba constantemente y presentaba fuertes dolores abdominales.

La historia fue la misma en la clínica 89, no la atenderían hasta que le correspondiera su turno, ya que los malestares que presentaba no ponían en riesgo su vida, a consideración de los empleados del área de urgencias; no fue hasta que el marido de Sara irrumpió en el área de personal para exigir que revisaran a su esposa, que enfermeras la pasaron a revisión y el médico en turno aseguró que presentaba una peritonitis.

Y es que había ocurrido un nuevo accidente; según se le refirió, la ginecóloga perforó el intestino delgado, y aparentemente no se percató de ello, ya que no solicitó la intervención de otro médico capacitado.

Sara volvió a ser intervenida quirurgicamente y presentaba complicaciones severas por la infección que no se atendió a tiempo; le extirparon cerca de 15 centímetros de intestino y se le habilitó una bolsa de ileostomía para sus desechos físicos.

Cuando la llevaron a su dormitorio, le señalaron a su esposo que debía comprar un dren, ya que el hospital no contaba con ese material; se lo adecuaron y posteriormente la dieron de alta. Después presentó nuevas complicaciones, la primera herida se infectó y seguía abierta.

Fue entonces que el marido de Sara interpuso denuncias en la Comisión de Arbitraje Médico de Jalisco, (CAMEJAL); y comenzaron las llamadas amenazantes y hostigosas para que desistiera de los señalamientos.

Aún así el caso llegó a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico, (CONAMED), donde se abrió el expediente 1801/11, y posteriormente se derivó el asunto al Juzgado Primero de Distrito en Jalisco con el expediente 02/2013.

En agosto del 2014  el Juez Federal dictó una sentencia condenatoria contra la ginecóloga por lesiones culposas, agravadas por su responsabilidad profesional; mala praxis, ya que al atender a la paciente cometió un error, producto de una cirugía, al tratar de enmendarlo, tuvo un segundo accidente y ocasionó lesiones que no reportó a otro médico, y se registraron complicaciones que ocasionaron mayores problemas físicos.

La defensa de la profesionista apeló a la determinación del juzgador y el Tribunal encontró elementos para conceder un amparo; ahora será un colegio de peritos el que dará sustento a una nueva determinación o en todo caso ratificará la sentencia.

El Tribunal Colegiado en Materia Penal concedió a la doctora un amparo, con el número 238/2014, contra la sentencia que le impuso el Juez Primero de Distrito de Procesos Penales Federales, de 9 años de prisión, 36 meses de inhabilitación de su labor profesional y el pago de 15 mil pesos como reparación del daño; y solicitó un colegio de peritos para dar un sustento a una nueva determinación.

 Su falta de atención mató a un bebé

En el trascurso del mes de julio del 2010, un médico del IMSS de Oaxaca, Pedro Solís Leonardo, fue denunciado por el delito de aborto de parte de Anastasia Antonio Cohetero.

Según la declaración de la señora Anastasia Antonio Cohetero, el 18 de julio del año 2006 al encontrarse en periodo de gestación, fue atendida en un consultorio del IMSS, donde era revisada  mensualmente. En  la noche del sábado 15 de julio llegó al IMSSS con su esposo, Julián Lara López y sus padres al área de urgencias ya que llevaba dolor de parto. En su ingreso fue atendida por el médico de guardia, Pedro Solís Leonardo.

Fue revisada por Pedro Solís, y este le aseguró que aún no era hora del parto. La mandó a caminar  un par de horas diciéndole que en caso de aumentar el dolor, tocara la puerta del consultorio o que le llamara al asistente para que la atendiera.

Por la madrugada del 16, el dolor era insoportable. Tocó  la puerta del consultorio, y el médico le dijo que regresara en tres horas. Le sugirió que siguiera caminando para que el parto fuera más rápido. La mamá de Anastasia, conocedora de estos asuntos,  dijo al doctor que la checara bien, ya que era mucho el tiempo que la estaba manteniendo en espera.

A las tres horas Anastasia  comenzó a vomitar. La familia se acercó a la puerta del doctor para avisar lo que sucedía pero este ya no la atendió. El personal de urgencias la ingresó al área y otro médico la reviso y le dijo que a su bebe ya no le escuchaba los latidos, que tenia rato de haber muerto. Fue operada de urgencias y del vientre le sacaran a una bebé sin vida.

Esta trágica experiencia provocó que Anastasia Antonio denunciara por  negligencia médica a Pedro Solís Leonardo, oriundo de Ciudad Mendoza Veracruz, quien fue detenido en la calle Pochutla, colonia Moderna por los agentes ministeriales, quienes lo ingresaron al reclusorio de la colonia Moderna.

Los elementos de la AEI de la comandancia regional, tras la orden de aprehensión girada por el juzgado segundo de lo penal, le libró una orden de aprehensión por el delito de Aborto con agravante de responsabilidad médica.

Esos son tan sólo unos casos de tantos que han  ocurrido en Hospitales de gobierno, principalmente en el IMSS.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Fuentes: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/06/30/1032097http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/03/18/1014105http://www.elfinanciero.com.mx/nacional/otro-caso-de-negligencia-se-registra-en-el-imss.htmlhttp://www.elpinerodelacuenca.com.mx/epc/index.php/policiaca/23193-medico-del-imss-fue-denunciado-y-encarcelado-por-negligencia-medica-