Chilpancingo, Guerrero.- Algunos párrocos que oficiaron las misas de 11:00 a 1:00 de la tarde de este domingo en la Catedral "Asunción de María", en esta ciudad, no acataron al 100 por ciento las medidas que emitió a principios de este mes la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa, por el Coronavirus.

En la celebración litúrgica de 11:00, el padre Alfonso distribuyó la sagrada comunión en la boca como es costumbre y de acuerdo a las normas de la Iglesia, y no en la mano como lo dispuso la máxima autoridad religiosa.

En la visita a ese templo, se observó no sólo al párroco dando la hostia a unos 50 feligreses, sino también a una señora que prestó en ese momento su servicio. Lo único que sí acataron los católicos durante la celebración de 11:00 fue la reverencia en sustitución del "saludo de paz".

Sin embargo, en la misa de 12:00 esta última medida no fue aplicada por los asistentes. Decenas de ellos se saludaron, incluso algunos de ellos se dieron un beso en la mejilla. De todos los católicos, se observó sólo a una señora portar un cubrebocas.

A principios de este mes, la oficina de prensa de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa dio a conocer las medidas de prevención para la propagación del Coronavirus, en las actividades pastorales.

"Se suspende el saludo de mano con contacto físico, durante la contingencia. Lo anterior no elimina el rito del saludo de la paz, sino solamente, que en el mismo se evite el contacto directo interpersonal, y se pueda sustituir con una reverencia o un signo de voz", precisó, sin embargo este domingo la comunidad católica ignoró tales medidas.