Guerrero.- Papel maché de diversos colores, madera, tela y herrería dan vida a la catrina de Teloloapan, hasta ahora la más grande de Guerrero.

Durante un mes, un grupo de artesanos, confeccionistas y herreros del poblado perfeccionaron a detalle cada elemento que conforma a ‘La Calavera Garbancera’, como la haría llamarse José Guadalupe Posada, y que cada año es parte de las festividades del Día de Muertos.

Actualmente la estatua alcanza una altura de 15 metros; se espera que cada año aumente su tamaño.

La “Huesuda”, como también se le conoce, permanecerá en el Zócalo del municipio hasta el domingo 3 de noviembre.

Hoy en día, la catrina pasó de ser solo una invención popular de la sátira de Diego Rivera para convertirse en una de las mayores representantes de esta festividad mexicana.