Chilpancingo, Guerrero.- El diputado federal de Morena por Guerrero Rubén Cayetano García cuestionó que el excandidato a diputado federal de la coalición Por Guerrero al Frente Ricardo Mejía Berdeja, uno de los principales críticos de Morena y del ahora presidente Andrés Manuel López Obrador, forme parte del gobierno federal.

Este jueves el diputado federal envió un oficio al titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana del gobierno federal, Alfonso Durazo Montaño, solicitando informe si Mejía Berdeja forma parte de su equipo de trabajo.

Luego que en medio locales se diera a conocer que el exdiputado local plurinominal de Movimiento Ciudadano (MC) en la pasada legislatura fue designado jefe de la oficina de Durazo Montaño.

“El señor Ricardo Sóstenes Mejía Berdeja no es moral, ni políticamente apto para desempeñar algún cargo, comisión, delegación o representatividad en la Secretaría que usted atinadamente conduce”, señala el oficio.

Sigue: “debido a que en mi estado de Guerrero ha realizado actos, declaraciones y pronunciamientos, cuya conducta va diametralmente en contra, primero de nuestro gran movimiento político-social y también en contra de lo que representa el licenciado Andrés Manuel López Obrador”.

En el escrito, Rubén Cayetano recuerda que Ricardo Mejía-quien es cercano al líder de MC en Guerrero, Luis Walton Aburto-fue uno de los principales críticos de Morena y de la candidatura de López Obrador.

“Durante la campaña dijo que tenía miedo de perder frente al voto ciego y fuimos atacados por él desde la derecha, política y electoralmente”, señala.

El diputado federal recordó que en la pasada legislatura fue asesor de la única diputada de Morena, María de Jesús Cisneros Martínez y conoció el trabajo de Mejía Berdeja al igual que sus posturas políticas.

“Su comportamiento ideológico-político es usado convenientemente acorde al poder público, pues en un principio se dijo obradorista, pero en el transcurrir de la legislatura se fue corriendo del centro hasta la extrema derecha, al grado de sostener públicamente que nuestro ahora presidente era mesiánico”.

“No vengo más que a procurar que nuestro movimiento y nuestro gobierno actúen de manera congruente, cambiar la forma de hacer política, llevar a cabo la cuarta transformación de la vida pública y hacer historia”, señala en el escrito en el que reconoce que entre Mejía Berdeja y Durazo Montaño tienen una amistad de la cual era respetuoso.