Zihuatanejo, Guerrero.- Cazadores furtivos de Michoacán ingresan a territorio guerrerense y matan a venados protegidos por el tiempo de veda y aves en peligro de extinción, denunció el alcalde de Coahuayutla, Felipe Heredia Hernández.

El primer edil añadió que dichos cazadores también capturan aves en peligro de extinción, y talan arboles de forma clandestina.

Expuso que, de acuerdo a denuncias, los cazadores arriban en lanchas provenientes del vecino estado a través del río Balsas.

“Según vienen a pescar, pero en traen armas de cacería y se internan en las comunidades de la sierra donde se quedan a acampar; pero en las noches matan venados y algunos animales de uña como pumas o gatos montés para llevárselos en esas mismas lanchas en las que ingresan”, indicó, entrevistado por ABC Zihuatanejo.

Comisarios le han informado sobre la muerte de 30 a 50 venados al mes, incluso hembras que se encuentran en temporada de crianza de sus cervatillos, motivo por el cual se decreta la veda.

Sobre la tala de arboles, expuso que cortan y se llevan particularmente troncos de parota; “este tipo de madera es muy cara ya trabajada por eso vienen a talarla a este lado del municipio”, indicó.

En el caso de las aves, dijo que es común que personas de estados como Michoacán y Guanajuato arriben a ese municipio y compren de forma irregular ejemplares de especies protegidas.

Afirmó que ya se reunió con los 50 comisarios de su municipio, a quien les informó que se enviará un oficio por parte del Ayuntamiento para comenzar a controlar la caza en las comunidades e inhibir en lo posible la caza de venados.