El gobernador Héctor Astudillo Flores celebró que en el transcurso de estas últimas 24 horas los niveles de crímenes y asesinatos “están bajos” y llamó a “no perder de vista” que Guerrero tiene ocho regiones y que todas, “tienen problemas diferentes”.

Aceptó que en ocaciones “suben o bajan” los crímenes y que en este día, en las últimas 24 horas estuvieron bajos los niveles de inseguridad y “una calma especial” porque el reporte que tenía esta mañana, era tan sólo el de un asesinato doloso “cuando en ocasiones a llegado a un número considerable”.

Entrevistado al término de la ceremonia conmemorativa del 491 aniversario luctuoso del tlatoani Cuauhtémoc, el último del imperio Azteca, en el templo de Santa María de La Asunción en Ixcateopan, el mandatario expresó que fuera de las regiones de Chilpancingo y Acapulco, tratará que las personas “tengan presente que estoy interesado en hacer presencia en todo el estado”.

Expuso que para él es importante escuchar y caminar dentro de los pueblos y comunidades y aseguró que la ciudadanía, por más modesta que sea, “está en la idea de que los gobernantes funcionen”.

Declaró que el problema que vive Guerrero está “ubicado frente a una actividad fuera de la ley, y que afecta, atemoriza y lastima y hace perder vidas”; aseguró que no deja “de ubicar el tamaño de nuestro problema actual y lo que hay que hacer”.

Luego aceptó que “habrá cosas que no se resuelvan en el tiempo que yo quisiera” pero aseguró que no cesará en enfrentar los problemas de inseguridad.

Acerca del proyecto que inicio el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero del cuartel del 41 batallón dijo que “está firme” por el acuerdo que se pactó con el gabinete de seguridad, junto con el reciente creado en Chilapa y Teloloapan.

“El avance está en proyecto pero está la determinación de hacerlos y tendrán que iniciarse pronto los dos, como es el caso de Chilapa que la idea es que exista permanentemente una base militar igual que en Teloloapan”, expresó.