Con el propósito de analizar la evolución de las acciones implementadas en la preservación del Lobo Mexicano, así como para establecer las estrategias a seguir en los años siguientes, inició la XXI Reunión Binacional del Programa para la Recuperación de esa especie.

Así lo destacaron la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) del gobierno local y el Comité Binacional para la Recuperación del Lobo Mexicano, durante la inauguración de la XXI Reunión Binacional del Programa para la Recuperación del Lobo Mexicano en el Zoológico de Chapultepec, que se realizará este 16 y 17 de julio.

Al dar la bienvenida al grupo de trabajo, conformado por especialistas de México y Estados Unidos, la titular de la Sedema, Tanya Müller García, destacó la colaboración entre el gobierno local y la labor que los zoológicos realizan para el cuidado de diversas especies.

Dijo que de esa forma se ha transformado su vocación, “pasando de ser lugares de exhibición de especies animales a ser importantes centros de conservación e investigación”.

En el evento participaron Peter Siminski, coordinador del Programa Binacional del Lobo Mexicano; Jorge Maksabedian de la Roquette, director general de Vida Silvestre de la Semarnat, y Adriana Fernández Ortega, directora del Zoológico de Chapultepec.

Müller García mencionó que los zoológicos capitalinos han hecho un gran aporte al Programa Binacional para la conservación de esta especie, citó que fue el Zoológico de San Juan de Aragón el primero en reproducir con éxito una línea de Lobo Mexicano y en 2014 el de Chapultepec logró el primer nacimiento de dos lobos mexicanos por inseminación artificial.

En su participación, el director general de Zoológicos y Vida Silvestre Juan Arturo Rivera Rebolledo, sostuvo que algunos de los logros a destacar son la liberación de esta especie al medio natural tanto en nuestro país como en Estados Unidos.

Además de la creación de un banco genético en el Zoológico de Chapultepec y el nacimiento de crías por inseminación artificial, resultados que dan esperanzas para la supervivencia de la especie.

Resaltó el esfuerzo que se ha realizado por años en el Comité Binacional junto a las más de 55 instituciones zoológicas que participan, debido a la excelente colaboración entre gobierno local y federal.

Así como de los centros académicos, organizaciones no gubernamentales (ONG), Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) y sociedad civil logrando recuperar a más de 300 ejemplares del Lobo Mexicano.

Entre otros logros, se resaltó que los zoológicos de la Ciudad de México son el nacimiento de 150 crías en Chapultepec, San Juan de Aragón y Los Coyotes, así como el envío en 2015 de una hembra de Lobo Mexicano nacida en el Zoológico de San Juan de Aragón para su próxima reintroducción a la vida silvestre.

En su oportunidad, el coordinador del Programa Binacional del Lobo Mexicano, Peter Siminski, quien ha sido coordinador de este programa por más de 25 años, subrayó la colaboración entre ambas naciones para trabajar en este proyecto.

El Lobo Mexicano es una especie que originalmente se distribuyó en el norte y centro de la República Mexicana y sur de Estados Unidos.

Se informó que el Programa para la Recuperación del Lobo Mexicano ha logrado obtener una población total de 305 individuos en 54 instituciones zoológicas de México y Estados Unidos, incluyendo alrededor de 85 ejemplares que han sido reintroducidos en los estados de Arizona y Nuevo México.

Así como en la Sierra de San Luis, entre los estados de Sonora y Chihuahua.