Guerrero.- El centro de Salud con servicios ampliados en Cruz Grande, Costa Chica, que iniciaría operaciones ayer, pero vecinos se opusieron, fue anunciado a finales de 2011 como un hospital básico comunitario que beneficiaría a más de 35 mil habitantes de seis municipios de la región y cuyo monto aproximado de inversión sería de 30 millones de pesos.

En un boletín del 11 de octubre de 2011, la Secretaría de Salud que encabezaba Lázaro Mazón Alonso informó que el gobernador Ángel Aguirre Rivero había colocado la primera piedra del hospital en Cruz Grande. Ambos funcionarios dejaron el cargo después de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

De acuerdo con el comunicado, el hospital contaría con servicios médicos de ginecología, pediatría, anestesiología, hospitalización, ocho consultorios, urgencias, rayos X, laboratorio, odontología, sala de expulsión, aula de usos múltiples, almacén, área de gobierno y residencia médica.

En su mensaje Ángel Aguirre destacó que con la construcción del hospital básico comunitario “se responde a un reclamo social anhelado por muchos años y un planteamiento que hizo durante su campaña” y reconoció el trabajo de Lázaro Mazón quien “pasará a la historia como de los mejores secretarios de Salud, no tengo la menor duda”.

El entonces secretario de Salud, Lázaro Mazón agradeció el respaldo de Ángel Aguirre y aseguró que en la Costa Chica al igual que en otras regiones del estado, “se están atendiendo las demandas de las unidades de salud en lo que se refiere a la incorporación de personal médico y de enfermería, para que puedan ofrecer un mejor servicio a los guerrerenses”.

A la colocación de la primera piedra acudieron decenas de vecinos, además del alcalde de Cruz Grande, Fulgencio Garibo Onofre; el sacerdote del municipio quien bendijo el inicio de la construcción; el entonces director de Obras de Salud, Zeferino Gómez Valdovinos ahora diputado local por Morena y presidente de la Comisión de Obras Pública del Congreso, así como alcaldes de Copala, San Marcos, Igualapa y Cuautepec.

Además de políticos locales como Ociel Hugar García Trujillo quien al siguiente año asumió como alcalde de Cruz Grande para luego postularse como diputado local por el distrito 14, cargo que concluyó en 2018. Ahora es su hermano Wilberth Said el presidente municipal.

Los trabajos de construcción fueron concluidos desde antes del 2015 pero permaneció en obra negra durante años.

En un mitin improvisado en marzo de este año cuando se dirija a Ayutla de los Libres, el presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió con los pobladores que el hospital sería concluido.

Ayer, el alcalde de Cruz Grande explicó que el gobierno municipal etiquetó 2.5 millones de pesos para concluir la obra más 14.5 millones aportados por el gobierno del estado. Justificó que no dependía de él que fuera un hospital o un centro de Salud con servicios ampliados.

“Al igual que ustedes también deseo tener un hospital en esta cabecera municipal. Ofrezco mi mano para que juntos gobierno municipal y ciudadanía podemos conjuntar esfuerzos y poder gestionar ese tan anhelado hospital que queremos, pero también exhorto al licenciado Andrés Manuel López Obrador que cumpla su palabra y que nos ayude para que ese hospital sea una realidad”, pidió.