Chilpancingo, Guerrero.- Cientos de maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación Guerrero (CETEG) protestaron en Chilpancingo y arrojaron decenas de huevos a la fachada principal del Congreso estatal.

En rechazo a la Reforma Educativa del gobierno federal, aprobada el pasado martes por el Congreso estatal, los docentes protestaron y exigieron la cancelación total de la reforma.

Luego de un breve mitin político afuera de la sede del poder legislativo, un grupo de maestros arrojó decenas de huevos contra la fachada del Congreso en reclamo a los diputados locales.

"Si no tienen huevos para discutir una reforma que no beneficia aquí se los dejamos", gritó el dirigente de la CETEG, Arcángel Ramírez Perulero.

Luego de la acción, los maestros quemaron cajas de unicel con las leyendas "diputados traidores" y "rechazo a la reforma EPN-AMLO".

Finalmente, reclamaron que ningún diputado haya asistido para recibir a los docentes y plantear el rechazo a la nueva reforma educativa.

El día de mañana concluirán las 72 horas de lucha de la CETEG por lo que anunciaron más acciones de protesta en la capital de Guerrero.