Acapulco, Guerrero.- A casi dos meses de haber sido nombrado Arcángel Ramírez Perulero secretario general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación Guerrero (CETEG), el magisterio disidente se mantiene dividido.

En entrevista en este puerto, en donde habría una asamblea que al final fue cancelada, el propio Ramírez Perulero aceptó que ante esa división emprendió giras de trabajo con cetegistas en zonas en conflicto, como Costa Grande, Norte y La Montaña.

"En ese proceso estoy, por lo que estamos convocando a nuestros compañeros de base y ya habrá la posibilidad de hablar con ellos. Pero con nosotros no es la confrontación, esto fue con el anterior contingente, por lo que nosotros siempre estaremos abiertos al diálogo para poder atender el desacuerdo", dijo.

El pasado 6 de marzo, solo horas después del nombramiento de Ramírez Perulero, el contingente cetegista que encabeza el coordinador en Acapulco, Walter Añorve Rodríguez, afirmó que esa designación fue una imposición, por lo que determinaron desconocerlo.

Insistieron en que se alteró la votación en las regiones Costa Grande, Costa Chica y en La Montaña Alta.

Sin embargo, Arcángel Ramírez insistió que ya ha sostenido encuentros con cetegistas en las ocho regiones educativas del estado.

Alertó que el riesgo de no cerrar filas sería que los trabajadores educativos enfrentan problemas más graves, pues dijo que el enemigo es el neoliberalismo que amenaza al pueblo.