Ciudad de México.- El  gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, informó que la planta termoeléctrica en el municipio de Tuxpan sí será construida, pero por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) luego de que la empresa española Iberdrola informara la cancelación del proyecto.

“Desde acá por Tempoal me comuniqué con nuestra amiga Rocío Nahle, secretaria de Energía, y me ha confirmado que el proyecto para Tuxpan se mantiene, pero que es de la CFE y la empresa del estado licitará su construcción donde empresas veracruzanas tendrán la oportunidad de trabajar”, dijo el mandatario a través de un mensaje vía Twitter.

Esto sucedió momentos después de que Juan Antonio Aguilar, alcalde de Tuxpan, señalara que la obra de generación eléctrica, que iba a ser construida por Iberdrola, estaba en riesgo, ya que la CFE no les vendía el gas que necesitan para operar.

“Durante nueve meses estuvieron tratando de conseguir la firma para el suministro de gas y no ha sido posible con la Comisión Federal, entonces optaron por cancelar porque sus tiempos ya no les dan para construir; tienen 15 días de retraso y sienten que ya no tienen intención de firmar el contrato”, dijo Aguilar en entrevista para Excélsior.

La obra de la firma española iba a contar con una inversión de USD 1,200 millones, y se estimaba que generaría más de dos mil empleos y una derrama económica en diferentes sectores, como el de la construcción, el inmobiliario, de suministros y proveeduría.

Por lo que al inicio de la cancelación el edil señaló que afectaría económicamente a la ciudad y también a la región, haciendo un llamado a la CFE para retomar el proyecto.

“Si en 15 días CFE rectifica y firma contrato con Iberdrola para venderle gas, aún se puede continuar con el proyecto, pero la compañía (española) lo ve complicado”, dijo el alcalde en entrevista para El Financiero.

Señaló que Iberdrola había invertido 40 millones entre la adquisición de permisos, terrenos y equipos para arrancar la construcción, sin embargo quedó pausada al no tener el contrato firmado de compra de gas de la CFE, el cual se importaría por medio del gasoducto marino Sur de Texas-Tuxpan.

“La compañía recibió órdenes de la sede corporativa en España para irse”, apuntó Aguilar. “Tenían todo listo y solo esperaban el contrato de gas para comenzar”.