México.-La gendarmería de Chile logró desbaratar los planes para una fuga masiva del penal Santiago 1, el más importante del país, en medio del pánico por la ola de contagios de coronavirus.

Según reveló el diario La Tercera, el plan consistía en estrellar, alrededor de las 13.30, un camión contra los muros del penal para que los presos -que a esa hora iban a encontrarse en un patio de recreo- pudieran escapar por el boquete.

Las autoridades, por medio de trabajos de inteligencia, lograron interceptar llamadas realizadas desde el penal y hasta obtuvieron un mapa con detalles del plan. El operativo, ambicioso y elaborado con numeroso apoyo externo, incluía la colocación de barricadas para dificultar el despliegue del personal de seguridad.

Luego de frustrarse el plan, unos 200 internos provocaron incidentes y quemaron colchones en un intento de motín, que obligó al despliegue de los bomberos. Columnas de humo que emergían del interior de la cárcel eran visibles desde varios puntos de la capital chilena, mientras que en las afueras del penal, en las cercanías del centro de Santiago, se congregaron cientos de familiares, que denunciaron escasas condiciones higiénicas en el establecimiento.

"Esto fue un intento de fuga que la institución frustró gracias a un trabajo de inteligencia que comenzó en la tarde del miércoles", dijo a los periodistas el inspector de gendarmería (la fuerza penitenciaria trasandina), Eduardo Muñoz.

Los incidentes se generaron cuando los internos se dieron cuenta de que sus planes de escaparse fueron frustrados, agregó Muñoz.

"Con el coronavirus había incertidumbre entre los presos y se pusieron a hacer motines para que los cuidaran", dijo a la agencia AFP Ricardo, de 42 años, cuyo hijo está preso en este penal, que con cerca de 4.000 internos e inaugurado en 2007, es la cárcel más grande de Chile. El país tiene confirmados hasta el momento 342 casos de coronavirus.

En otros países de América Latina, como Brasil o Venezuela, se registraron fugas masivas desde cárceles, motivadas por el temor de los reclusos a los contagios de coronavirus y las medidas restrictivas aplicadas por las autoridades.