Chilpancingo, Guerrero.- Pese a los daños que ocasionaron la tormenta “Manuel” y el huracán “Ingrid” en septiembre de 2013, con cientos de damnificados en la capital, principalmente las familias asentadas sobre cerros y barrancas, el ayuntamiento continúa permitiendo el desarrollo de colonias en zonas peligrosas, poniendo en riesgo la vida de miles de ciudadanos.

A lo largo de los cerros, y barrancas de la ciudad, surgen a diario nuevas colonias, debido a que el municipio tiene un retraso en materia de desarrollo urbano de 18 años, y no existe una planeación y diseño de las obras que se ejecutan, ha reconocido el gobierno de Marco Antonio Leyva Mena.

El aumento de colonias irregulares se da sobre todo en tiempos electorales, porque los partidos políticos ofrecen espacios para vivir a cambio de votos, manipulando la necesidad de las personas que no tienen casa propia.

Incluso, algunas familias que fueron evacuadas tras las lluvias han regresado a las zonas de alto riesgo, principalmente sobre los márgenes del norte del río Huacapa.

Al oriente de la ciudad, en lo alto de los cerros ubicados sobre el libramiento Chilpancingo-Tixtla, por lo menos dos colonias se han asentado en el último año, pese al riesgo que representa vivir en esa zona, debido a que tras el paso de “Manuel” e “Ingrid” hubo derrumbes.

Lo mismo sucede en barrancas como Las Calaveras, ubicada a espaldas del mercado Baltazar R. Leyva Mancilla, y clasificada como punto rojo por las autoridades de Protección Civil del municipio, debido a lo inestable del lugar, sin embargo, nuevas familias se fueron a vivir ahí.

Además del riesgo de habitar en zonas inestables, las familias se tienen que enfrentar a la falta de servicios públicos, como el agua entubada, alumbrado público, recolección de basura, y algunas ni siquiera cuentan con accesos.

El secretario de Desarrollo Urbano, Recursos Naturales y Ecología del municipio, Carlos Alberto Leyva Vázquez, ha reconocido que desde 1999 no se ha actualizado el Plan de Desarrollo Urbano.

“El retraso te puedo decir que, desde ese entonces se ha dejado a un lado el desarrollo urbano de Chilpancingo”, reconoció durante una entrevista.

Aceptó también que la falta de servicios e infraestructura en la ciudad se debe a la falta de planeación y diseño urbano, lo que ha generado que, de las 632 colonias de la ciudad, más de 100 sean irregulares y en algunos casos se encuentren asentadas en zonas de riesgo.