Guerrero.- El gobierno municipal de Chilpancingo estimó que las constantes tomas de las instalaciones del Ayuntamiento han dejado una pérdida de 10 millones de pesos en recaudación, que a la postre podrían en riesgo la prestaciones de fin de año.

En conferencia de prensa, el alcalde Antonio Gaspar Beltrán explicó que las movilizaciones sindicales han provocado una “merma económica” por más de 10 millones de pesos en las arcas municipales.

“Ojalá que los movimientos sindicales sean menos radicales, que no afecten los ingresos municipales, insisto a la fecha, y haciendo la contabilidad, lo que ha costado al erario público la toma del ayuntamiento en los últimos tres movimientos sindicales, son de una merma de 10 millones de pesos”, señaló.

Gaspar señaló que las pérdidas económicas que ha tenido el municipio, afectarán directamente a la base trabajadora, dado que pondría en riesgo las prestaciones y aguinaldo de fin de año de los empleados.

Desde el pasado lunes, agremiados a la sección 28 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), mantienen una movilización para exigir un incremento salarial del 10 por ciento, más seguros de vida para unos mil empleados.