Chilpancingo, Guerrero.-En tres días concluirá el convenio que tiene la capital con el municipio de Zumpango para depositar la basura, sin que hasta el momento Chilpancingo haya adquirido un predio o desarrollado un proyecto para depositar las 300 toneladas de desechos  que se generan al día en la ciudad.

El convenio de colaboración entre ambos municipios para compartir el basurero a cielo abierto fue acordado por seis meses, sin embargo, se ha extendido casi un año.

El gobierno del entonces alcalde Marco Antonio Leyva Mena se vio obligado a clausurar el basurero municipal ubicado en la colonia La Cinca al sur de la ciudad, luego de que los vecinos ganarán un amparo contra el ayuntamiento debido a la contaminación que se generaba en la zona.

Las autoridades municipales fracasaron también en las negociaciones con el gobierno de Tixtla para establecer el relleno sanitario en la comunidad de Matlalapa donde fue construida una celda emergente durante el gobierno de Mario Moreno Arcos.

A finales del mes de enero, sin un sitio donde depositar los desechos, y tras la declaratoria de emergencia sanitaria por la Secretaría de Salud, Leyva Mena firmó un con convenio con el municipio de Zumpango para depositar los desechos en el basurero municipal ubicado en la comunidad de El Platanal.

Sin embargo, el municipio no buscó ningún predio para desarrollar su propio sitio de disposición final, lo que generó otra crisis de basura en el mes de octubre.

Las calles, avenidas, y parques de la ciudad se convirtieron en basurero generando un descontento social y presiones políticas contra Leyva Mena que lo obligaron a pedir licencia.

En su lugar tomó protesta Jesús Tejeda Vargas, quien hasta el momento no ha informado respecto al proyecto del relleno sanitario, y se ha limitado a decir que analizan empresas para el manejo de los desechos.

Sin embargo, el alcalde de Zumpango (Eduardo Neri), Pablo Higuera Fuentes aseguró que el convenio para que Chilpancingo deposite la basura en su municipio concluye el sábado 30 de diciembre.