La Secretaría de Seguridad Pública de Chilpancingo atiende a diario seis reportes por violencia intrafamiliar en la capital, pero en ninguno de los casos se interpone denuncia formal ante la Agencia del Ministerio Público especializada en este delito.

Así lo informó el titular de esta corporación, Esteban Espinosa Montoya quien dijo que la mayoría de estos casos terminan en el perdón.

Dijo que los reportes más recurrentes de violencia intrafamiliar se presentan en las colonias de la periferia, que en ninguno de los casos se procede legalmente y las parejas terminan reconciliándose.

Indicó que la violencia de pareja es el principal problema que atienden y en algunos de los casos, al llegar a brindar el auxilio a los hogares, la esposa o novia del agresor les pide a los agentes que se retiren pues ya “lo perdonó”.

Consultado en la colonia el Huajal está mañana, el responsable de la prevención del delito dijo que ante el grave problema de violencia de pareja, el cual se registra entre mujeres de 18 a 40 años, principalmente en las colonias de la periferia, podrán en marcha pláticas con mujeres.

La semana pasada, policías municipales detuvieron a un hombre en el fraccionamiento Suspeg, al norte de la ciudad, momentos después de que en estado de ebriedad rociara alcohol a su esposa y le prendiera fuego, la mujer hasta el momento se recupera de las quemaduras.

Han recuperado 18 vehículos robado en una semana en la capital

Espinosa Montoya, dijo que, en una semana los elementos de la Policía Federal, que se han incorporado a la seguridad en Chilpancingo han recuperado 18 vehículos robados y el día de ayer los elementos municipales realizaron operativos y recorridos en conjunto con los elementos federales.

Asimismo, afirmó que tienen ubicadas a familias de la colonia 4 de Abril y la Plan de Ayala, que se dedican a robar a transeúntes, quienes trabajan en grupo de cuatro a seis personas y en total son por lo menos 40 personas quienes se dedican atracar en el centro.

Añadió que ha dichas personas ya los tiene ubicados, pero cuando son detenidos por algún delito las víctimas no formalizan su denuncia y quedan en libertad.