México, AFP.-Un poderoso ciclón se intensificó este lunes al llegar al norte de las islas Vanuatu, amenazando con provocar un catástrofe natural que según los expertos debilitaría a esta país pobre del Pacífico Sur en su lucha para mantenerse al margen de la pandemia de coronavirus.

El ciclón tropical Harold, que dejó al menos cinco muertos y 22 desaparecidos en las Islas Salomón a finales de la semana pasada, se fortaleció el domingo por la noche mientras avanzaba hacia el este, afirmó el servicio meteorológico de Vanuatu.

Los vientos alcanzan los 235 km/h y las autoridades han alertado varias provincias de Vanuatu, un país de 300 mil habitantes compuesto por 80 islas que se extienden sobre unos 1.300 km.

Tocó tierra en las remotas costas del este de la isla de Espíritu Santo este lunes por la mañana y se dirigía hacia la segunda ciudad más importante del archipiélago, Luganville, con una población de 16.500 personas.

Las autoridades advirtieron a la población del riesgo de inundaciones y pidieron a los barcos que permanezcan en el puerto.

Se prevé que el ciclón Harold alcance el martes por la mañana el norte de la capital, Port Vila.

"Por ahora no tenemos informaciones de heridos, pero sí muchos daños", afirmó la secretaria general de la Cruz Roja Vanuatu, Jacqueline de Gaillande, a la AFP.

Otra preocupación es el impacto que un grand desastre natural podría tener en los esfuerzos de Vanuatu para mantenerse como uno de los pocos países del mundo libre del COVID-19.

Vanuatu ha sellado virtualmente sus fronteras para evitar el virus, pero medidas de emergencia como la prohibición de reuniones públicas han sido suspendidas para permitir que la gente pueda dirigirse a centros de evacuación.

"El foco era el COVID-19 y ahora se ha movido a la respuesta al ciclón", señaló la coordinadora de la Cruz Roja Vanuatu, Augustine Garae, a Australian Broadcasting Corporation. "Entendemos que alguna gente en algunas comunidades no está bien preparada", dijo.

Destrucción a gran escala

Un ciclón de la misma intensidad, Pam, devastó la capital de Vanuatu en 2015 y mató a 11 personas, y requirió una gran operación de ayuda internacional.

En caso de que sea necesario algo similar ahora, existe el riesgo de que se importe el virus al país, que carece de una infraestructura sanitaria para enfrentar incluso un brote moderado.

"No ha habido casos confirmados de COVID-19 en Vanuatu, pero un desastre de magnitud en este momento podría presentar graves desafíos logísticos para brindar ayuda", advirtió la directora de Oxfam Vanuatu, Elizabeth Faerua.

En su avance desde el norte, el ciclón Harold provocó daños a gran escala en las islas Salomón, y al menos 5 personas murieron y 22 están desaparecidas luego de que un ferri fuese arrastrado por las olas, informó el domingo la policía local.

El "MV Taimareho" zarpó el jueves por la noche de la capital Honiara en dirección de West Are'are en la isla de Malaita, a más de 120 km de distancia. El trayecto formaba parte de un programa gubernamental para evacuar a las personas hacia sus pueblos de origen, con el fin de luchar contra la pandemia de coronavirus.