México.- Dos semanas antes de ser detenido por el gobierno de Estados Unidos tras ser acusado de ser un espía al servicio de Rusia, el científico oaxaqueño Héctor Alejandro Cabrera Fuentes advirtió que las autoridades mexicanas no estaban tomando en serio los protocolos de seguridad que se recomendaron a los países tras el descubrimiento de una nueva mutación del coronavirus.

Esto fue antes de que se le denominara a esta variación Covid-19 y antes de que llegara a México, que actualmente ha confirmado 6 casos.

En una entrevista radiofónica ofrecida a una estación de radio de Oaxaca desde Singapur, donde se encontraba radicando, mencionó que en el aeropuerto de Tijuana, Baja California, que es la parada del vuelo directo de Pekín, China, a la Ciudad de México, no se estaba siguiendo ningún protocolo de seguridad.

“La verdad hay que darle prioridad al seguimiento a los protocolos de seguridad los cuales los médicos que reciben y van a evaluar la temperatura a los pacientes con síntomas, deben estar totalmente protegidos”, declaró.

Aseguró que desde el inicio de la posible expansión del virus se generaron protocolos para detectar posibles casos de coronavirus en los pasajeros que se encuentran volando en diferentes aerolíneas y el cual debería ser rigurosamente vigilado por las secretarías de salud de cada país.

Durante la entrevista realizada el 29 de enero de 2020 en el programa “Qué hay de nuevo” de Clarisa Toledo, explicó que se ha demostrado que este virus no sólo se transmite a través de las vías respiratorias, sino también a través de cualquier vía que tenga mucosa, como los ojos.

Por ello, sugirió que las personas que revisan la temperatura de los pasajeros deben estar totalmente cubiertos al evaluar la temperatura corporal, realizando el cuestionario de seguridad y evaluando a quienes podrían entrar en cuarentena.

“Realmente hay que tener mucho cuidado de nuestros aeropuertos, aunque si tomamos en cuenta que sólo hay un vuelo directo de China a México, existen muchos pasajeros que vienen de China a México o de pasajeros mexicanos que contactaron personas infectadas asintomáticas en el camino y pueden desenvolverse como reservorios para el desarrollo del virus en lo que esto viene evolucionando”.

Para el científico oaxaqueño acusado de espiar a Estados Unidos para el gobierno de Rusia, se debe tener mucho cuidado en las fronteras para prevenir la posible epidemia y detectar a cualquier persona que esté desarrollando la enfermedad.

Mientras que la población debe seguir las recomendaciones que se emiten para evitar la transmisión de cualquier gripe: lavarse las manos continuamente, no frotarse la nariz y de hacerlo lavarse las manos, evitar el contacto con otras personas, no saludar de beso.

“Sí es un virus que está evolucionando muy rápido y que sólo con el apoyo de las autoridades podemos inhibir su diseminación a un mayor número de pobladores".