#Ciencia y tecnología

Científico italiano busca comprobar si existe la vida extraterrestre

Claudio Grimaldi aplica teorema de probabilidades para buscarla.

Por Redacción, 2018-10-10 16:18

México.-El científico italiano Claudio Grimaldi aplicó un modelo de análisis matemático para el análisis de señales tomadas por radiotelescopios en la búsqueda de vida extraterrestre, en un trabajo conjunto con el Politécnico de Lausana, Suiza.

Según estas probabilidades, si una sola señal se revelara en el radio de los 500 años luz de la tierra, nuestra galaxia debería bullir de vida y albergar al menos a 10 mil civilizaciones alienígenas. Publicado en la revista de la Academia de Ciencias de Estados Unidos (Pnas) resulta hasta el momento el método más simple y económico para descubrir si más allá del Sistema Solar existe alguna civilización con una tecnología similar a la nuestra.

“Apliqué un teorema de probabilidad, conocido como Teorema de Bayes, a la búsqueda de posibles señales extraterrestre a través de radiotelescopios”, le dijo Grimaldi a ANSA.

El método “utiliza datos recogidos por radiotelescopios, o los que serán recogidos en el futuro, para deducir el posible número de señales extraterrestres, emitidas dentro de nuestra galaxia, que llegan hasta la Tierra”, agregó. La técnica indica que relevar una sola señal dentro del rango entre 500 y mil años luz de nosotros “implica que al menos una estrella en un millón hospeda o lo hizo en el pasado una civilización tecnológica”.

Extrapolado a toda la galaxia “esto sugiere que existen al menos diez mil civilizaciones en toda la galaxia que emiten señales de radio”, expresó.

En cambio si no son individualizadas señales dentro de los 40 mil años luz de distancia de la Tierra “podemos razonablemente excluir la existencia en toda la galaxia de civilizaciones como la nuestra”, concluyó Grimaldi.

#Ciencia y tecnología

Químicos en sartenes hacen que los hombres tengan miembros pequeños

Una investigación de la Universidad de Padua encontró que los hombres expuestos a loscompuestos perfluoroalquílicos tienen penes un 12.5 por ciento más cortos y un 6.3 por ciento más delgados.

Por Redacción, 2018-12-09 12:50

México.-Los hombres podrían tener un pene de hasta un centímetro menos en comparación con la media si sus padres estuvieron expuestos a altos niveles de un químico comúnmente usado en sartenes antiadherentes.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Padua, en Italia, arrojó que los químicos, llamados PFC (compuestos perfluoroalquílicos), pueden interferir con las hormonas masculinas y hacer que los órganos sexuales sean “significativamente” más cortos y delgados.

Los investigadores llegaron a esas conclusiones tras un estudio en el que midieron los penes de 383 hombres con una edad promedio de 18 años. Encontraron que los hombres jóvenes que crecieron en un área contaminada con PFC tienen penes un 12.5 por ciento más cortos y un 6.3 por ciento más delgados que los hombres sanos.
Padua, ubicada cerca de Venecia, se encuentra en una de las cuatro áreas del mundo con altos niveles de contaminación por PFC, material que solía usarse en el recubrimiento de teflón hasta que se eliminó en 2013.
Los PFC, que también se encuentran en la ropa impermeable y en los empaques a prueba de grasa para los alimentos, entran en el torrente sanguíneo y reducen los niveles de testosterona.
Como resultado, los hombres crecen con penes más pequeños, espermatozoides menos saludables y móviles y una distancia más corta entre el escroto y el ano, un signo de menor fertilidad.
“Ya que el primer informe sobre la contaminación del agua por PFC se remonta a 1977, la magnitud del problema es alarmante”, dijeron los investigadores, dirigidos por la Dra. Andrea Di Nisio. Sus resultados completos fueron publicados en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.
#Ciencia y tecnología

Nave china explora cara oculta de la Luna

La nave tiene que realizar estudios sobre recursos minerales, el cultivo de tomates y otras plantas, entre otros.

Por Redacción, 2018-12-09 12:42

México.-China lanzó una nave de exploración que tiene previsto posarse sobre la cara oculta de la Luna, una primicia mundial con miras a reforzar las ambiciones espaciales de Pekín.

El vehículo, bautizado Chang’e-4 —nombre en honor a la diosa de la luna en la mitología china—, partió en un cohete Larga Marcha 3B desde el centro de lanzamiento de Xichang (suroeste de China), según la agencia oficial Xinhua.

Es el inicio de un largo periplo para la nave china que debería alunizar cerca de Año Nuevo, con el fin de recorrer esta parte todavía inexplorada de la Luna y realizar investigaciones científicas.

A diferencia de la cara visible desde la Tierra, ninguna sonda ni ningún módulo de exploración ha llegado nunca a la superficie que está del otro lado.

Esta cara es montañosa y accidentada, salpicada de cráteres, mientras que el lado más visible cuenta con varias superficies planas para posarse.

Fue en 1959 que los soviéticos tomaron las primeras imágenes de la cara oculta de la Luna.

“Desde hace 10 o 20 años, China ha recorrido sistemáticamente los pasos que Estados Unidos y la Unión Soviética dieron en la exploración espacial en los años 1960 y 1970”, explicó Jonathan McDowell, astrónomo en el centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian. Esta es “una de las primeras veces que los chinos emprenden algo que nadie más ha hecho todavía”.

China se prepara desde hace años para esta operación particularmente difícil desde el punto de vista tecnológico.

Uno de los mayores desafíos es lograr comunicarse con el robot lunar. La fase oscura de la Luna, orientada en el sentido opuesto a la Tierra, donde no hay “línea de visión” directa para transmitir señales, y ahora espera dar este paso técnico.

Con este fin, China lanzó en mayo pasado un satélite que bautizó Queqiao, posicionado en órbita lunar para transmitir órdenes y datos intercambiados entre la Tierra y el módulo.

Noche lunar
Durante la noche lunar, que dura 14 días terrestres, las temperaturas bajan a -173 grados Celsius y durante el día lunar, también equivalente a 14 días terrestres, pueden alcanzar los 127 grados Celsius.

Un desafío aún mayor es que el Chang’e-4 fue enviado a una región del polo sur de la Luna, la Cuenca Aitken, cuyo terreno es particularmente complejo y empinado, según los medios estatales chinos.

La nave tiene que realizar estudios sobre recursos minerales, el cultivo de tomates y otras plantas, entre otros.

Esta es la segunda vez que China envía un vehículo para explorar la superficie lunar después del Yutu (Conejo de Jade) en 2013, que permaneció activo durante 31 meses.

Pekín tiene previsto lanzar el próximo año un Chang’e-5 para tomar muestras y traerlas a la Tierra.

China invierte miles de millones en su programa espacial, comandado por el ejército. Ha colocado satélites en órbita para desarrollos internos (observación de la Tierra, telecomunicaciones o el sistema de geolocalización Beidou) o para otros países y también espera enviar un robot a Marte y humanos a la Luna.

En noviembre, China presentó una réplica de su primera gran estación espacial Tiangong (Palacio celeste) que planea lanzar a partir de 2022 y suceder a la Estación Espacial Internacional (ISS).

La estación china debería convertirse entonces en la única estación que vuele en el espacio tras la retirada programada en 2024 de la ISS, que asocia a Estados Unidos, Rusia, Europa, Japón y Canadá. Será, sin embargo, mucho más pequeña.

#Ciencia y tecnología

Identifcan cepa antigua en cadáver de hace unos 5 mil años

Científicos descubrieron una nueva cepa de la bacteria que causa la peste en los restos de una mujer de 20 años que vivió en Europa durante el Neolítico.

Por Redacción, 2018-12-09 11:37

México.-Un grupo de investigadores descubrió una nueva cepa de Yersinia pestis, la bacteria que causa la peste, que podría haberse extendido por asentamientos europeos del Neolítico y haber contribuido a su declive al comienzo de la Edad de Bronce, según un estudio publicado en la revista Cell.

Científicos franceses, suecos y noruegos han identificado la nueva cepa en el ADN extraído de restos humanos de hace unos 5 mil años.

“Puede que la peste sea una de las bacterias más mortíferas que jamás haya existido para los humanos. Si piensas en la palabra ‘peste’ puede significar infección por Y.pestis, pero debido al trauma causado por la peste en nuestra historia, también ha venido a referirse más generalmente a cualquier epidemia”, recordó uno de los autores de la investigación, Simon Rasmussen.
Los expertos rastrearon los datos genéticos de restos humanos antiguos y detectaron secuencias similares a cepas más modernas de la peste, hasta que detectaron una nunca vista en el material genético de una mujer de 20 años fallecida hace unos 5 mil años en la Suecia actual.
Esta es la cepa de peste más antigua encontrada y, al compararla con otras, los investigadores establecieron que es también la más básica, lo que significa que es la que está más cerca del origen genético de Yersinia pestis. Dicha cepa probablemente divergió de otras hace unos 5 mil 700 años. Rasmussen subrayó que este hallazgo ofrece una nueva teoría sobre cómo se expande la peste.
Hasta ahora se sabía que hubo migraciones humanas masivas de habitantes de Eurasia a Europa hace 5 mil años, pero todavía se debate cómo fueron capaces de desplazar la cultura agrícola del neolítico.
Anteriormente, otros científicos habían sugerido que los invasores trajeron la peste con ellos, acabando con grandes asentamientos de agricultores de la Edad de Piedra.
Sin embargo, la cepa encontrada en la mujer sueca se desvió del resto de Yersinia pestis hace 5 mil 700 años, es decir, que posiblemente evolucionó antes de que esas migraciones comenzaran y de que los asentamientos neolíticos europeos comenzaran a colapsar. Rasmussen indicó que la peste pudo haber llegado a través de comerciantes en el asentamiento donde la mujer objeto del estudio pereció.