#Ciencia y tecnología

Científicos advierten que la Tierra puede sufrir drástico cambio climático

Los especialistas llaman a los seres humanos a evitar que se dañe más la capa de ozono que protege a la Tierra.

Por Redacción, 2017-11-14 11:49

El suelo, el agua, los océanos, los bosques, la atmósfera y las especies están amenazados por la actividad humana y con ellos el bienestar de las personas. Conscientes de que el planeta pudiera quedar “irremediablemente mutilado”, en noviembre de 1992, la Union of Concerned Scientists lanzó una advertencia a la humanidad, firmada por 1.700 científicos, para intentar revertir los efectos antropogénicos en nueve aspectos del medio ambiente.

Sin embargo, 25 años más tarde, el cambio climático, la deforestación, la pérdida de acceso al agua dulce, la extinción de especies y el crecimiento de la población humana no han hecho más que agravar la situación. Así lo manifiestan ahora más de 15.000 científicos de 184 países en una nueva declaración publicada en la revista BioScience.

Gracias a los datos recopilados, el artículo, liderado por el equipo de William Ripple, de la Universidad del Estado de Oregón (EE UU), advierte del “daño sustancial e irreversible” que está sufriendo el planeta. “Algunos podrían pensar que estamos siendo alarmistas, pero los firmantes de esta segunda advertencia no solo no están lanzando una falsa alarma, sino que están reconociendo que existen señales obvias de que estamos yendo por un camino insostenible”, indica Ripple.

El manifiesto recoge algunas de esas señales, entre las que destacan una reducción del 26% en la cantidad de agua dulce disponible por habitante; una reducción en la captura de peces salvajes, a pesar de los esfuerzos; un aumento del 75% en el número de zonas muertas en los océanos; una pérdida de más de 121 millones de hectáreas de bosque; continuos aumentos en las emisiones globales de carbono y en las temperaturas promedio; un aumento del 35% de la población humana; y una reducción del 29% en el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces.

Cuenta atrás de la Tierra

“En este nuevo documento revisamos estas tendencias y evaluamos la respuesta humana posterior al explorar los datos disponibles”, subraya Thomas Newsome, investigador en la Deakin University y la University of Sydney (Australia), y coautor del trabajo que logró, a través de las redes sociales, recopilar firmas para esta nueva declaración a la que aún se pueden unir científicos.

El primer documento lanzado hace 25 años permitió generar ciertas presiones públicas para convencer a los líderes políticos a tomar decisiones como el establecimiento de más reservas marinas, fortalecer las leyes contra la caza furtiva y restringir el comercio de la vida silvestre, la mejora de la planificación familiar, y la adopción de energías renovables, entre otros.

En estas dos décadas, no todo ha sido negativo, señalan los autores. La disminución del uso de sustancias químicas que perjudican la capa de ozono y un aumento de las energías verdes demuestran que también se puede avanzar. Además, los investigadores informan que se ha producido un declive en las tasas de fertilidad en algunas regiones del mundo. Y en otras, la tasa de deforestación se ha desacelerado.

“Pronto será demasiado tarde para cambiar el rumbo de nuestra trayectoria fallida”, recalcan los autores, que terminan su documento con un mensaje optimista si afrontan juntos los desafíos ambientales. “Podemos hacer un gran progreso por el bien de la humanidad y del planeta del que dependemos”, concluyen.

 

#Ciencia y tecnología

Ciudadela prehispánica de Perú revela murales milenarios

Chan Chan durante largo tiempo fue invadida por agricultores o criadores de cerdos, cabras y pollos.

Por Redacción, 2018-06-21 10:50

México, AFP.-Chan Chan, la principal ciudadela prehispánica de barro en América, cada cierto tiempo sorprende al mundo con nuevos hallazgos, como ahora con un corredor con murales en alto relieve en un milenario palacio.

Construida por la cultura chimú, que floreció entre el año 900 y el 1450 en la costa norte de Perú, Chan Chan significa “sol resplandeciente” en el idioma nativo. Tenía diez palacios amurallados sobre una extensión de 20 km2 y en su mejor época tenía unos 30.000 habitantes.

Ahora quedan 14 km2 en el complejo arqueológico, que enfrentan amenazas por el clima, las invasiones de pobladores y saqueos.

“Chan Chan es increíble, debajo de cada montículo de tierra hay un nuevo hallazgo que nos sorprende”, dice la ministra de Cultura peruana, Patricia Balbuena, al visitar los murales descubiertos recientemente por los arqueólogos.

El corredor está en Utzh An o Gran Chimú, uno de los diez palacios amurallados de la ciudadela contigua a la ciudad de Trujillo, 570 km al norte de Lima.

“El reciente hallazgo nos demuestra la vastedad de nuestro patrimonio cultural y lo mucho que aún nos falta por encontrar en esta ciudadela de barro”, señala la ministra.

En los murales descubiertos predominan los escaques, cuadrados como los de un tablero de ajedrez, y olas en alto relieve.

Además, en un acceso al corredor hay representaciones del “animal lunar”, un símbolo mítico de diferentes culturas prehispánicas de la costa y sierra norte de Perú, explica el arqueólogo Henry Gayoso, responsable del proyecto de restauración de los muros perimetrales del palacio Utzh An.

“El corredor fue hallado hace dos semanas. Tiene más o menos seis metros de ancho y una extensión de 50 metros. Aún hemos excavado la mitad del corredor (25 metros) y nos faltan bajar 1,5 metros para llegar al piso”, señala.

“Una vez terminado sabremos su significado, aunque creemos que era paso de un personaje principal”, agrega el arqueólogo.

En la ciudadela están trabajando unas 500 personas, incluidos 50 arqueólogos, distribuidas en cinco proyectos, explica el jefe de la Unidad de Investigación y Conservación de Chan Chan, Arturo Paredes.

Han sido descubiertos murales, escalinatas, pasadizos, estatuillas de madera de guerreros de 40 centímetros de alto que en el rostro llevan una capa de arcilla blanca a manera de máscara.

También los investigadores han encontrado vasijas, telares y gran cantidad de “spondylus”, conjunto de frisos con figuras de langostas, algas, redes, embarcaciones con pescadores y hombres nadando.

En el sitio hay además una “huaca” (santuario, en quechua), que ahora puede ser visitada por el público.

La huaca Toledo era hasta hace poco un enorme montículo de tierra, pero gracias al trabajo de los arqueólogos recuperó su aspecto de pirámide trunca (sin punta). Construida de forma escalonada, tiene más de veinte metros de altura y noventa metros de largo y ancho.

Corresponde al periodo Chimú Tardío, hacia el año 1350. Esta huaca fue construida de modo diferente a otros sitios ceremoniales de la costa norte de Perú, ya que su núcleo está formado por celdas de piedra y gravilla, enchapado con adobe (barro) para obtener escalones finamente enlucidos.

“Aún no se han descubierto los motivos de su construcción dentro de la ciudadela. Se piensa que sea un lugar ceremonial para los pobladores”, explica el arqueólogo Jorge Meneses Bartra, responsable de la huaca Toledo.

La ciudadela fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986, pero ese mismo año fue incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad en Peligro debido a la acción de invasores, de filtraciones de agua de mar y las lluvias.

Chan Chan durante largo tiempo fue invadida por agricultores o criadores de cerdos, cabras y pollos. Hace dos décadas el gobierno inició el desalojo de estos invasores, pero aún quedan algunos que poseen documentos de propiedad legal.

La policía de turismo protege ahora los sectores más vulnerables del complejo, con patrullajes de día y de noche.

El gobierno prepara un plan para erradicar a los últimos invasores que quedan en esta zona patrimonial.

“Los vamos a sacar de acuerdo a las leyes”, asegura Balbuena.

#Ciencia y tecnología

Descubren templo prehispánico en estacionamiento de plaza en la CDMX

El hallazgo de una cista-ofrenda en el acceso oriental del templo que contenía la osamenta de un recién nacido, huesos de ave, obsidiana, espinas de maguey, restos de copal y una cuenta circular de piedra verde.

Por Redacción, 2018-06-20 10:40

El más reciente descubrimiento en la zona de Tlatelolco, el Templo de Ehécatl-Quetzalcóatl, podrá ser admirado por las personas a través de una ventana arqueológica desde la avenida Ricardo Flores Magón y desde el estacionamiento subterráneo del centro comercial aledaño.

Durante la inauguración, el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, indicó que mediante esta ventana y sus distintas formas de ser apreciada, se podrá observar este edificio mexica-tlatelolca.

“Este sitio nos permite apreciar el conjunto arqueológico de Tlatelolco, porque no solamente es la zona arqueológica y el museo, sino también las áreas que se van incorporando y que podrán ser visitadas por los niños, por familias completas”, indicó respecto al recinto ceremonial de 400 metros cuadrados.

Las personas interesadas podrán tener acceso al templo mediante una visita guiada la cual debe programarse en las oficinas de la Zona Arquélogica de Tlatelolco.

El director del Proyecto Tlatelolco 1987-2018, Salvador Guilliem, explicó que el templo fue descubierto en 2014 por arqueólogos que aprovecharon la demolición del supermercado El Sardinero, y con las excavaciones se reveló que a tres metros de profundidad se encontraba una edificación dedicada al Dios del Viento.

“Se ha impulsado la puesta en valor social de este edificio prehispánico con la participación de las diversas áreas del INAH involucradas, contando siempre con el respaldo la comprensión y la paciencia de los inversionistas quienes estuvieron dispuestos a ceder el espacio y apoyar la habilitación de esta ventana arqueológica”, indicaron los involucrados.

Asimismo, se aclaró que el espacio será administrado por el INAH, pero es parte de la propiedad de los inversionistas, en este caso del Bufete de Desarrollo Inmobiliario BDI, quienes efectuaron la Plaza Tlatelolco en cuyo espacio subterráneo se encuentra el templo, lo cual les requirió mayor costo para su preservación.

Los arqueólogos del INAH detallaron que refleja tres momentos distintos en su crecimiento a lo largo de unos 250 años; además, está orientado al Oriente, con relación a la salida del sol.

El director general del #INAH, Diego Prieto, durante la inauguración de la ventana arqueológica del templo de Ehécatl-Quetzalcóatl, en #Tlatelolco, #CDMX.

Posted by Instituto Nacional de Antropología e Historia on Tuesday, June 19, 2018

Incluye una plataforma circular con un adosamiento rectangular al Oriente, la cual funcionaba como zona liminar de contacto entre hombres y dioses y cuenta con 12 metros de diámetro y una plataforma de acceso de cuatro metros hacia el frente.

Debajo de ese se oculta otro de planta bicónica elaborado en piedra de tezontle careada, con forma de reloj de arena que tiene un diámetro de 11.40 metros por 120 metros de alto y data del siglo XIV, en el cual debió coronarse con un adoratorio para una escultura de la deidad.

Por su parte, Juan Carlos Equihua precisó que encontraron diversos rellenos porque los mismos tlatelolcas cancelaron el espacio para construir lo que los especialistas denominan la tercera etapa.

Además, a distintos niveles y partes del templo de Ehécatl se localizó una veintena de entierros que contuvieron restos de 32 individuos, en su mayoría adultos, los cuales fueron colocados bocarriba y de lado; el 30 por ciento de dicha cifra se encontraba en la primera y segunda infancia al momento de la muerte y la mayoría fue dispuesto en ollas.

Destaca también el hallazgo de una cista-ofrenda en el acceso oriental del templo que contenía la osamenta de un recién nacido, huesos de ave, obsidiana, espinas de maguey, restos de copal y una cuenta circular de piedra verde, aunado a una olla con malacates, incenciarios y figuras de cerámica con representaciones de monos y picos de pato, vinculadas a Dios del Viento y de la Lluvia para atraer esta

#Ciencia y tecnología

Encuentran inscripción milenaria en Castillo del rey Arturo

La leyenda cuenta que el rey Arturo, figura de la literatura europea que se presenta como el monarca ideal en ese periodo medieval, fue concebido en Tintagel.

Por Redacción, 2018-06-19 12:42

México.-El hallazgo de una piedra milenaria con una inscripción única revela la existencia de una “comunidad multicultural” en el castillo de Tintagel, aquel que habría visto nacer al rey Arturo en Cornualles, en el suroeste del Reino Unido, durante la Alta Edad Media.

Los primeros análisis del descubrimiento, del que informaron hoy los expertos, desvelan que contiene ejemplos de escritura latina, letras griegas y símbolos cristianos datados del siglo VII d.C.

Los ejemplos de este tipo de inscripciones de la Alta Edad Media -el periodo inicial de opulencia durante el Medievo que abarcaría del siglo VI al XI- son poco habituales, por lo que English Heritage, el órgano de gobierno de áreas protegidas del Reino Unido, apuntó que esta roca de 1.300 años es excepcional.

Un comisario de la institución, Win Scutt, sostuvo que es “increíble” pensar que “alguien practicara su escritura, con frases latinas y símbolos cristianos” en el acantilado, ya que el castillo está situado a lo alto de una escarpadura.

La leyenda cuenta que el rey Arturo, figura de la literatura europea que se presenta como el monarca ideal en ese periodo medieval, fue concebido en Tintagel, así como también sería la morada del rey de Cornualles en otra obra cumbre de la Edad Media, “Tristán e Isolda”.