México.- Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador lanzó la convocatoria para contratar a 2 mil conductores para operar 500 nuevas pipas y distribuir combustible, en cuestión de horas cientos de choferes formaron largas filas.

El inédito llamado rompió, de paso, con el monopolio del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), que tenía la concesión en la repartición de hidrocarburo a través de pipas.

La mayoría de los aspirantes, entre ellos choferes de microbús, llegó a las instalaciones del Campo Militar 1-A en busca de un mejor salario para ocupar una de las plazas ofertadas con un pago de 14 mil 500 pesos quincenales. Algunos dicen no temer a los huachicoleros, pues confiaron en que las unidades serán custodiadas por autoridades.

Operadores de edades de 25 a 60 años que establece la convocatoria mostraron sus documentos al personal del Ejército, como licencia federal, acta de nacimiento, currículum, CURP e identificación oficial.

Luis Antonio Guerrero, quien tiene experiencia de 18 años como conductor, se enteró por medio de redes sociales.

“La verdad esto es algo que me sorprendió mucho, porque nunca había escuchado algo así, no soy tan joven, pero en la vida había escuchado algo similar por parte de ninguna institución, llámese Pemex, llámese la extinta Luz y Fuerza, llámese la Comisión Federal de Electricidad, nunca hay ese tipo de convocatorias”, dijo.