No se logró el objetivo de mostrar el músculo y la fuerza en el cierre de campaña del candidato del PRI-PVEM, Héctor Astudillo Flores, pues los miles de simpatizantes no llegaron y apenas lograron juntar cerca de 7 mil, según cálculos de los organizadores del evento.

La presencia de las diferentes organizaciones priístas: Confederación de Trabajadores de México (CTM), Confederación Nacional Campesina (CNC), Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM) y distintos segmentos transportistas, no fueron suficientes para romper la meta de juntar 15 mil asistentes al cierre de campaña. El acto arrancó dos horas después del horario programado.

Foto: Pedro Pardo Foto: Pedro Pardo

Inicialmente, el candidato empezaría con una marcha del Asta Bandera al zócalo del puerto, pero la gente que esperaban no llegó, así que los contingentes que bajaban de camiones urbanos provenientes de las colonias pobres del municipio y otras regiones del estado, no lograron llenar el tramo de la Costera de cerca de tres kilómetros de recorrido. Grupos dispersos de personas avanzaban por tramos sobre la acera rumbo al zócalo.

Al templete subió la vieja guardia del PRI, y otros que acompañaron al candidato durante su recorridos, entre los que se encontraban los candidatos a la diputación local y federal, así como el candidato a la alcaldía de Acapulco Marco Antonio Terán Porcayo; no hubo representante de la dirigencia nacional del PRI.

Foto: Pedro Pardo Foto: Pedro Pardo

Foto: Pedro Pardo Foto: Pedro Pardo

Al iniciar el evento de cierre de campaña, casi metiéndose el sol, Julieta Fernández Márquez abrió el programa denostando los logros de los gobiernos perredistas, y haciendo un llamado a la población para que voten a favor de Astudillo Flores.

Le siguió Marco Antonio Terán Porcayo, quien dedicó su mensaje a atacar al PRD de ser responsable del desastre que, dijo, se vive en el estado con la inseguridad y la violencia.

Ya con mejor voz, no tan afónico como estaba un día antes, Astudillo Flores anunció la adhesión de Patricia Morga, prima de la candidata del PRD-PT Beatriz Mojica Morga, y de los alcaldes perredistas de Mochitlán,  Eusebio  Espíritu Valenzo, y de Tixtla, Gustavo Alcaraz Abarca, señalados por la prensa por sus nexos con grupos criminales.

El mensaje de Astudillo desde el templete fue: !fuera el PRD del gobierno, fuera¡ Luego dijo a los asistentes que el 7 de junio regresarían al zócalo a la misma hora, a celebrar el triunfo de su partido "por la voluntad de los guerrerenses", así como de las alianzas que han logrado hasta el momento.

Foto: Pedro Pardo Foto: Pedro Pardo

En su mensaje dijo que el gobernador del estado de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez no tiene por qué amenazar a ningún trabajador de su administración para que voten a favor de su candidata o en contra del PRI.

"Las elecciones no se ganan con amenazas", advirtió el candidato priísta, para luego señalar que con la ayuda de las  bases van a ganar la contienda. En el templete estaba el senador René Juárez Cisneros, el diputado federal, Manuel Añorve Baños, el ex contralor del gobierno del estado, Antonio Arredondo, Álvaro Burgos, Fermín Alvarado Arroyo, Verónica Muñoz Parra, Juan José Castro Justo, Jesús Bernal, Roxana Agraz, entre otros.

El discurso de Astudillo fue corto, al concluir, se enfiló hacia su camioneta acompañado de su esposa Mercedes Calvo de Astudillo y sus escoltas, pero cuando apenas daban la vuelta, el convoy se detuvo de golpe y se bajaron para dirigirse hacia el malecón del zócalo, donde Ernesto Rodríguez Escalona lo esperaba en un yate para sacarlo de la zona ante el temor de algún atentado.

Sobre la Costera quedaron decenas de camiones urbanos, camionetas, urban colectivas, y microbuses aguardando a la gente para llevarlas de vuelta a sus casas en las diferentes colonias populares. El personal de la empresa contratada para el evento comenzó a desmontar el templete.