zeferino dos arroyosHabitantes del poblado de Dos Arroyos, en la zona rural de Acapulco, colocaron un retén en el acceso al poblado, para impedir el paso al candidato del PAN al gobierno municipal, Carlos Zeferino Torreblanca Galindo, quien logró evadirlo y llegó hasta la comunidad de Altos del Camarón  a un acto proselitista.

"Por aquí no pasa el cabrón ese", espetó un hombre de más de 80 años, en el centro de la cinta asfáltica de la carretera donde, con palos y piedras, habían cerrado el paso en uno de los carriles para que el ex gobernador no pasara.

Otra de las mujeres que se apostó en la zona del retén, expresó: "se la tenemos guardada, a ese presidentito que, bien que sabe lo que nos hizo, al mandarnos a golpear con la policía al oponernos a la construcción a la presa La Parota".

Curiosamente, después de varias horas de espera, el grupo de campesinos observó como la comitiva del aspirante panista pasaba por el retén, pero Zeferino no. Otros de la avanzada solamente llegaron a las inmediaciones de Dos Arroyos, pero no entraron al poblado y se regresaron antes de llegar al retén que fue colocado por los campesinos.

 Minutos antes en la comunidad de Xaltianguis, Torreblanca Galindo se entrevistó con habitantes de ese poblado. Escuchó sus quejas y las maldiciones que dijo un estudiante que, al referirse al candidato, le pidió que ya no permitiera que los caciques siguieran mandando en ese lugar.

Ahí se le preguntó a Torreblanca que si estaba de acuerdo con la construcción del proyecto de la hidroeléctrica y contestó que sí, que es un buen proyecto, pero también dijo que se debe respetar las opiniones que tienen algunas comunidades de la zona que no están de acuerdo.

Sobre el proyecto comentó que será muy difícil, porque si como gobernador no pudo, menos ahora que busca ser por segunda vez alcalde de Acapulco.

- ¿Cometerá los mismos errores del pasado? – se le preguntó.

- Espero que no - dijo.