México.- Las instituciones financieras Citibanamex y JP Morgan recortaron este 20 de marzo su pronóstico de crecimiento de la economía mexicana en 2020. CitiBanamex consideró que la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) será de -2.6 por ciento. En tanto JP Morgan lo estimó en -1.8 por ciento.

En su reporte, Citibanamex indicó que si bien la estimación previa era un crecimiento de 0.5 por ciento, derivado de los efectos negativos de la pandemia del COVID-19 recortó su expectativa a -2.6 por ciento.

Expuso que una respuesta tardía en la implementación de políticas públicas de salud provocará un choque más largo y profundo, por lo que en lugar de que sea en forma de V será en U.

Previo a que el Banco de México (Banxico) diera a conocer su decisión de política monetaria 6 días antes de lo previsto, en la que recortó 50 puntos base la tasa de interés de referencia, para pasar de 7.0 por ciento a 6.50 por ciento; la institución financiera había previsto que el banco central la recortaría 75 puntos, y que al cierre de año ésta se ubicará en 5.0 por ciento.

“El nuevo escenario implica un déficit primario de -0.1 por ciento del PIB; si esto será algo que el mercado tomará de forma negativa o no, dependerá en última instancia de qué otros cambios instrumente el gobierno”.

Por otro lado, JP Morgan estimó que el impacto de la crisis económica provocada por el COVID- 19 en el mundo hará que el PIB mexicano se contraiga 1.8 por ciento en 2020.

Con la confirmación de un choque peor de lo esperado en China en el primer trimestre, junto con paradas repentinas en los viajes, las cadenas de suministro, el turismo, y el comercio en todo el mundo, estamos revisando a la baja el crecimiento anual a -1.8 por ciento”.

Esto será debido al triple golpe de las interrupciones de la cadena de suministro y los cierres de las fábricas de automóviles, el colapso de los precios del crudo, y las implicaciones fiscales, y las medidas de aislamiento que podrían aumentar en las próximas semanas.

JP Morgan consideró que “si bien se necesita una respuesta fiscal en las circunstancias actuales, el gobierno necesita una estrategia más audaz combinada con señales sólidas de una reforma fiscal más temprano que tarde, y no esperamos esto hasta finales de 2021, cuando se celebren las elecciones de mitad de periodo en junio, del año que viene”.

Luego de apuntar que el miércoles pasado la mezcla mexicana cotizó en 14 dólares por barril, los bajos precios del crudo afectarán negativamente los planes de inversión de Petróleos Mexicanos (Pemex).

También previo al anuncio del Banxico, JP Morgan había estimado que el banco central recortaría la tasa de interés en 50 o 75 puntos base para “corregir parcialmente el diferencial de tasas frente a la Reserva Federal” de Estados Unidos, que a principios de semana la disminuyó a niveles de 0 y 0.25 por ciento.

Ayer, Bank of America Securities (BofA) previó que el PIB caerá 4.5 por ciento en 2020, convirtiéndose en la previsión más pesimista.

Antes de la revisión a la baja de este 19 de marzo, la institución financiera había previsto una contracción de -0.1 por ciento, similar a la del año pasado.

En el comunicado de este jueves, BofA, estimó que en 2021 la economía tendrá un rebote, con lo que podría crecer 2.5 por ciento.

El miércoles 18 de marzo, Credit Suisse previó que el PIB tendrá una caída de 4 por ciento. Mientras que Barclays previó una reducción del 2 por ciento.

El banco de inversión Golden Sachs revisó a la baja su expectativa el para pronosticar una contracción de -1.6 por ciento. Misma que es una décima más negativa que la dada a conocer por Moody´s Analytics y Duker Frontier que coincidieron en que el PIB tendrá una contracción de 1.5 por ciento.

En un escenario más positivo se encuentran J.P. Morgan que anticipó un decrecimiento de -0.4 por ciento, y Bank of America Securities, con -0.2%. Cabe mencionar que dichos pronósticos son iniciales, por lo que no se descarta que la caída de la economía pueda ser mayor.

Con información de Notimex