Cuernavaca, Morelos.-Aunque en Cuernavaca el Ayuntamiento determinó que el uso de cubrebocas es obligatorio en espacios públicos, la mayoría de los habitantes de esta ciudad hacen caso omiso a la medida.

Ante el inicio inminente de la fase 3 de la pandemia de COVID-19, el Gobienro municipios ordenó, además del uso obligatorio de cubrebocas, respetar la sana distancia y el aislamiento domiciliario, por lo que la población solo puede salir de sus casas para cuestiones de primera necesidad, como en busca de alimentos y medicinas.

“Ante la necesidad de reforzar estas medidas, hace unos días se tomó la decisión de implementar el uso obligatorio de cubrebocas entre la población. Hemos avanzado en la mitigación del brote con la aplicación de las medidas preventivas, pero ahora, ante el inminente arribo de la fase 3 debemos profundizar aún más el distanciamiento social, el aislamiento domiciliario y el cierre de giros no esenciales, frenando el total de actividades públicas y recreativas”, dijo Antonio Villalobos Adán, Alcalde de Cuernavaca a través de un video con el que informó las nuevas medidas.

Sin embargo, en las calles de la ciudad se puede observar a decenas de personas sin cubrebocas y sin respetar la sana distancia.

Aunque es obligatorio, hasta el momento las autoridades no han acordado acciones coercitivas.

En cambio, personal de Protección Civil municipal, apoyado por policías y elementos de la Guardia Nacional han aumentado los operativos mediante los cuales invitan a las personas en al vía pública a retirase a sus domicilios.

Incluso desde este fin de semana la Plaza de Armas y el Zócalo de la ciudad fueron acordonados con el fin de impedir el ingreso de las personas a estos espacios públicos ubicados en el Centro de Cuernavaca.

En esta ciudad se han registrado dos defunciones por COVID-19 y 36 personas han sido contagiadas.