México.- Según un estudio del grupo de liderazgo climático Ciudades C40, Las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del consumo urbano deben reducirse un 50 % de aquí a 2030 y un 80 % para 2050 para evitar una crisis climática “catastrófica”.

Esta prestigiosa organización agrupa a 94 de las mayores urbes del planeta, que aglutinan a más de 700 millones de habitantes y una cuarta parte de la economía mundial. Según la conclusión a la que llegaron tras el análisis a gran escala realizado junto a la consultora Arup y la universidad británica de Leeds, el recorte en las emisiones de gases urbanos es imprescindible para mantener la posibilidad de que el aumento de la temperatura a finales de siglo no supere los 1,5 grados.

Los principales sectores del planeta que deben hacer el esfuerzo son: Europa, Estados Unidos y el este asiático, a los que se les pide reducir el impacto climático de su consumo en dos tercios en la próxima década, donde se imponen cambios en la alimentación, la construcción, la vestimenta, el transporte y la electrónica. Mientras que América Latina, África y el sur y oeste de Asia tienen como desafío adoptar modelos sostenibles en su desarrollo.

El estudio analiza que las emisiones ligadas a la alimentación deberían caer un tercio para 2030 con una dieta basada en vegetales, cantidades saludables, evitando el desperdicio por grandes cantidades. Por ejemplo, el consumo de carne anual de una persona podría verse reducido de los 58 kilos actuales a 16.

Respecto a las emisiones resultantes de la construcción se concluyen que caigan un 26 % para 2030, con incentivos para reducir el uso de acero y cemento o aprovechar al máximo la capacidad de los edificios. relegar