México.-Tras la captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) logró desplazar al Cártel de Sinaloa en el control de una de las tres ciudades más grandes de Estados Unidos: Chicago.

El CJNG, liderado por Nemesio Oseguera Cervantes, ha tomado como centro logístico la ciudad de Chicago, y se ha convertido en una de las organizaciones criminales que representa “mayor amenaza” para la División de Campo de la Administración de Control de Drogas (DEA)

De acuerdo con el informe de la DEA, citado por Milenio, los cárteles mexicanos trafican hacia Estados Unidos heroína, cocaína y metanfetaminas, así como el fentanilo.

Para supervisar su traslado, los cárteles como el de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación y el de los hermanos Beltrán Leyva utilizan intermediarios que se establecen en Estados Unidos y mantienen contacto con familiares o socios de criminales mexicanos.

Los intermediarios se encargan de negociar tratos de drogas, coordinar las operaciones de contrabando, y además asumen gran parte del riesgo, pues tienen la tarea de aislar a los miembros del cártel de alto nivel.

Por su gran volumen de comercio legítimo y vasta infraestructura, así como las redes de trenes y transporte aéreo, Chicago es uno de los centros de tráfico de drogas más importantes del país.