#A sangre fría

CJNG rapta a cinco jóvenes para arrancarles los dedos

Las víctimas revelaron que los mantuvieron casi seis días secuestrados en un lugar desconocido pero que al parecer era un rancho o una finca.

Por Redacción, 2019-04-19 15:05

México.- A cinco jóvenes a quienes privaron de la libertad les amputaron los dedos índices y posteriormente los dejaron en libertad en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, en el estado de Jalisco en México, lugar que es controlado por el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), liderado por Nemesio Oseguera Cervantes alias “El Mencho”, por lo cual se sospecha que fue su gente la que estuvo detrás de este despiadado acto de intimidación.

Según las autoridades municipales, el pasado 10 de abril, los jóvenes, de entre dieciocho y 25 años, se encontraban conviviendo en una casa cuando sujetos encapuchados y fuertemente armados se los llevaron por la fuerza sin decirles las razones por las cuáles lo hacían.

Las víctimas revelaron que los mantuvieron casi seis días secuestrados en un lugar desconocido pero que al parecer era un rancho o una finca, ahí los tuvieron maniatados y con los ojos cubiertos mientras los torturaron y luego les mutilaron el dedo índice a cada uno de ellos.

El pasado 16 de abril, una vez que los sujetos abandonaron a sus víctimas, los jóvenes se fueron en taxi a sus casas donde pidieron auxilio a sus familiares quienes al ver su estado, los llevaron de inmediato a un hospital para que recibieran la atención médica necesaria.

Según autoridades, no hay detalles de cuál fue el motivo del secuestro o si hay alguna relación entre los secuestradores y las víctimas o simplemente fueron confundidos y por eso les perdonaron la vida, pero ya se realizan las investigaciones correspondientes para dar con los responsables de este sanguinario crimen.

Dentro de una finca en el pueblo El Agostadero, en el municipio de Pihuamo, en el estado de Jalisco, territorio del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), grupo delictivo encabezado por Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, fueron localizadas 11 armas largas, mil 305 cartuchos de diversos calibres y 144 cargadores, informó la Fiscalía General de la República (FGR).

El hallazgo se realizó durante un operativo de la Secretaría de la Defensa Nacional de México (Sedena), cuando elementos que recorrían un camino de terracería en la localidad observaron armas de grueso calibre dentro de una casa, por lo que le avisaron a un Ministerio Público Federal.

Dichas autoridades a su vez solicitaron una orden de cateo la cual le fue concedida. Así que al lugar regresaron policías federales y militares para realizar la revisión y encontraron el arsenal.

El material bélico fue decomisado y el caso quedó bajo resguardo de un Fiscal Federal quien investiga violación a la Ley de Armas y Explosivos mexicana. De dicho operativo no se dio a conocer si hubo personas detenidas.

Entre lo decomisado destaca un fusil AK-47 que estaba chapado en oro y plata, por lo que de inmediato en redes sociales especularon que un trabajo así mínimo cuesta $1,500 dólares y otros se atrevieron a señalar que su costo por el detalle de su elaboración, podría alcanzar los $5,300 y hasta $6,300 dólares.

El pasado 19 de agosto de 2018, la guardia personal del poderoso habría impedido su arresto durante un enfrentamiento fortuito con policías y miembros del Ejército mexicano, de acuerdo con el sitio estadounidenses de noticias Breitbart. El medio se ha especializado en cubrir temas del crimen organizado en los últimos pocos años.

“Un aparente encuentro fortuito entre el Ejército mexicano y el destacamento de seguridad del líder de uno de los cárteles más peligrosos del país fue recibido con extrema violencia. Mientras ambos lados se enfrentaron, el líder escapó. El enfrentamiento llega poco después de que las autoridades aumentaran la recompensa ofrecida por su captura”, dijo Breitbart.

Autoridades de México y Estados Unidos elevaron simultáneamente el monto de la recompensa a quien ofrezca información que lleve a la captura de Oceguera Cervantes, líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG). El Gobierno mexicano ofrece la suma de 30 millones de pesos, mientras que el estadounidense plantea una recompensa superior a los 5 millones de dólares. Es la segunda recompensa más alta que ha ofrecido el Gobierno mexicano a través de la Procuraduría General de la República (PGR), sólo detrás de los 60 millones de pesos que en 2015 se ofrecieron por el Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, líder del Cártel de Sinaloa, actualmente preso en EU.

El Cártel Jalisco se ha apoderado de una gran parte del territorio nacional, sobre todo de las serranías. De ser un grupo marginal se transformó, en el sexenio de Enrique Pena Nieto, en una peligrosa fuerza criminal.

La configuración de los cárteles del narcotráfico en México ha sufrido una importante mutación durante los últimos años. El panorama se ha atomizado. A la detención de algunos líderes relevantes –la más mediática, la de Joaquín “El Chapo” Guzmán– se han sumado las habituales luchas por el poder entre las células que componen los grupos organizados para hacerse con el control de plazas (ciudades y pueblos) y territorios que les permiten asegurar rutas de paso para la distribución logística de la droga.

Además, la implicación de los cárteles en actividades económicas como la producción agrícola, el robo y venta de combustible o la extracción minera ha diversificado tanto las fuentes de ingresos de los grupos como sus relaciones con empresarios y políticos.

#A sangre fría

Matan a balazos a hombre en brecha de San Isidro Gallinero, Acapulco

Policías ministeriales encontraron a un hombre asesinado con disparos de arma de fuego en el cuerpo y la cabeza por lo que acordaron la zona.

Por Alejandro Ortiz, 2019-08-18 12:30

Acapulco, Guerrero.- Las primeras horas de este domingo fue asesinado un hombre en una brecha carretera en la localidad de San Isidro Gallinero, ubicado en la zona rural de Acapulco.

Alrededor de la una de la mañana, se reportó al servicio de emergencias 911 sobre un hecho de violencia en la citada localidad, en el camino que conduce al poblado de Tunzingo.

Policías ministeriales acudieron a la zona y encontraron a un hombre asesinado con disparos de arma de fuego en el cuerpo y la cabeza por lo que acordaron la zona y solicitaron los trabajos periciales.

A unos metros de la escena del crimen se encontró un arma calibre .45 milímetros, así como un automóvil Honda blanco con placas del estado de Guerrero.

Luego de los trabajos de ley se solicitó el levantamiento del cuerpo al Servicio Médico Forense (Semefo), donde permanece en calidad de desconocido.

#A sangre fría

Cae violador de niña en Cuernavaca; «la mate porque me reconoció» confiesa

El asesino y violador de la menor de seis años reconoció ante los agentes que había entrado a robar.

Por Redacción, 2019-08-18 12:40

México.-El autobús que trasladaba pasajeros de Cuernavaca a Cuautla paró en la colonia Cuautlixco, unos 3.5 kilómetros antes de la cabecera municipal, donde un viajero pidió descender.

El hombre de 33 años huía de la justicia, pero la imagen de su rostro estaba en manos de todas las corporaciones policiales del estado, lo buscaban desde el sábado 10 de agosto como principal sospechoso del abuso sexual y asesinato de una niña de seis años.

Su cara se multiplicaba en redes sociales por una credencial a nombre de José Alfredo “N”, que los elementos de la Fiscalía Especializada en Feminicidio y de la Policía de Investigación Criminal encontraron en el cuarto que alquilaba en esa vecindad de la colonia Carolina, en Cuernavaca, donde se perpetró el homicidio.

En el cateo del lugar, situado en el mismo corredor donde dormía la víctima, también hallaron una solicitud de antecedentes no penales que tramitó en 2018, en la cual José Alfredo señaló un domicilio en el municipio de Cuautla, donde vivió con sus padres, hasta que se vio envuelto en investigaciones por el asesinato de un ingeniero.

La Fiscalía Especializada para la Investigación y Persecución del Delito de Feminicidio custodió una navaja tipo cutter con manchas hemáticas, así como un lazo con restos de sangre.

Pero los primeros indicios del supuesto responsable fueron captados por las cámaras de video del C5 de la Comisión Estatal de Seguridad, instaladas en la calle Ayuntamiento, por donde se le vio caminando con un tanque de gas butano al hombro, el cual robó en el domicilio donde vivía la menor con su abuelita, Gris.

Los trabajos de la Policía de Investigación Criminal arrojaron que al final de la calle José Alfredo, el sujeto vendió el taque de gas en 150 pesos y luego se dirigió a otro cuarto que también alquilaba en la colonia Patios de la Estación, situada frente a una central camionera de Cuernavaca.

En ese lugar se despojó de la camisa e intentó quemarla, pero finalmente desistió y la arrojó al suelo. Más tarde abandonó el sitio con el mismo pantalón y los zapatos.

Según la reconstrucción de los hechos, José Alfredo se dio tiempo para acudir a su trabajo de “viene, viene” en el centro comercial del Casino de la Selva, pero salió rápido del lugar porque uno de sus compañeros le avisó que unos agentes habían preguntado por él.

Del centro comercial regresó a los Patios de la Estación —una colonia de condiciones precarias—, con el dinero que obtuvo por la venta del taque de gas compró cerveza y deambuló por las calles por unas dos horas. Después caminó hacia la avenida Plan de Ayala y abordó el autobús que lo llevaría al municipio de Cuautla, a unos 54 kilómetros al oriente.

Un hombre “peligroso y vago”.

“¿Por qué la mataste?”, preguntaron los agentes de súbito al presunto homicida de la niña de seis años.

—“Me reconoció, y por eso la maté”, respondió José Alfredo, imputado por el delito de homicidio calificado y abuso sexual.

—¿A qué te metiste al cuarto?
—A robar.
—¿Y qué te robaste?
—Un tanque de gas.
—¿Y por qué le hiciste daño a la niña?
—Me reconoció y me dijo: “Le voy a decir a mi abuelita”, contestó el procesado en su encuentro con agentes de la Policía de Investigación Criminal (PIC), en la Fiscalía Regional Oriente.

Ahí el presunto responsable negó la comisión de abuso sexual contra la menor, pero la Fiscalía Especializada afirmó que la acusación está sustentada en estudios periciales y muestras de semen encontradas en el cuerpo de la pequeña víctima.

En su descargo, José Alfredo aseguró a los agentes de la PIC que no recordaba con claridad lo que sucedió porque estaba alcoholizado, pero evocó con precisión la amenaza de la menor por acusarlo con su abuelita Gris, la mujer que renta un cuarto en la misma vecindad donde habita el detenido. Son cuartos situados en una especie de sótano porque la construcción se encuentra a la orilla de una barranca, y están en un terreno en declive.

Vecinos de la zona cuentan que doña Gris, la abuela, llegó a ese lugar hace casi un año y encontró trabajo haciendo tortillas a mano en un negocio que se encuentra a menos de 30 metros de la vecindad, frente al panteón municipal de La Leona.

José Alfredo es conocido en ese barrio como un hombre con problemas de alcoholismo y adicción a las drogas, pero sobre todo con una percepción de “peligroso y vago”. Es posible que por esas características sus vecinos lo mencionaron de inmediato como uno de los principales sospechosos del crimen.

Ese sábado, hacia el mediodía, la menor de edad acompañaba a su abuela en la tortillería, como todos los días desde que llegó de Chilpancingo, Guerrero, a pasar las vacaciones con doña Gris. De repente dijo que iría a dormir al cuarto.

Es posible, dicen, que la niña se haya aburrido por el calor que despide el comal de las tortillas o porque el espacio reducido del comercio limitó sus juegos imaginarios. “Ahí jugaba, se distraía o cantaba”, comenta una trabajadora mientras señala el sitio donde solía sentarse la menor.

En dos o tres ocasiones doña Gris preguntó a los vecinos sobre su nieta. “Todo está bien, doña, está dormida y tapada”, le respondieron, pero nadie se dio cuenta cuando José Alfredo irrumpió en el domicilio y le causó daño.

En la audiencia de vinculación a proceso, realizada el jueves, el Ministerio Público dijo que el agresor de la menor LM —las siglas de su nombre—, le infligió “lesiones infamantes y denigrantes”, además de unas 25 heridas con arma punzocortante en cuello y brazos.

Los gritos de la niña, según datos de la investigación ministerial, fueron ahogados mediante la colocación de trapos en su boca, que le provocaron una broncoaspiración.

El cuerpo inerte y con sangre fue descubierto pasadas las 16:00 horas, de acuerdo con vecinos del lugar que acudieron en apoyo de doña Gris, y después llegaron policías preventivos y más tarde, alrededor de la 16:40 horas, arribaron paramédicos, pero sólo concluyeron que la pequeña no tenía signos vitales.

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que a las 17:04 horas recibió el reporte de una menor sin vida y a partir de ese momento comenzó la búsqueda de José Alfredo, que para entonces vendía el tanque de gas robado a comerciantes ambulantes.

La detención

Cuando José Alfredo bajó del autobús, en Cuautlixco, sabía que lo buscaba la Policía y sus pasos se aceleraron hacia la casa donde vive su madre con su pareja. Dos camionetas de la Policía de Investigación Criminal (PIC), adscritas a la Fiscalía Regional Oriente, rondaban la zona porque buscaban la misma casa.

Las primeras investigaciones los condujeron a la colonia Emiliano Zapata de Cuautla, donde José Alfredo vivió con sus padres, pero los vecinos informaron a los agentes que la señora se había mudado a Cuautlixco.

Las camionetas partieron hacia ese lugar y cuando doblaban una esquina un hombre volteó a verlos y caminó más rápido, luego comenzó a correr, cuentan agentes que participaron en la detención.

Cuando lo alcanzaron sacaron la fotografía que portaban sobre el presunto responsable del crimen en Cuernavaca y decidieron llevarlo a la Fiscalía Regional Oriente para realizar los trabajos de identificación. José Alfredo llevaba consigo una navaja, parecida a la 007 pero más pequeña, no portaba identificaciones y vestía con las mismas características proporcionadas por la Fiscalía Especializada en Feminicidio y la Policía de Investigación Criminal que llevaba el caso.

En el cruce de información la PIC de Cuautla obtuvo copia de la solicitud de la carta de antecedentes no penales que tramitó José Alfredo, en cuya redacción detalla un tatuaje que tiene en la parte izquierda de la espalda con el nombre de una mujer. En la revisión corporal certificaron el grabado con el nombre femenino y así confirmaron que tenían al hombre más buscado en esas últimas horas.

Otro homicidio

En la búsqueda de antecedentes penales de José Alfredo, la PIC encontró una investigación con fecha de febrero de 2012 y número de carpeta CT-UIDD-C/585/2012, correspondiente al homicidio de un hombre cuyo cuerpo fue desmembrado y su cabeza arrojada en una zona alejada del sitio del crimen.

La víctima portaba credenciales con el nombre de Martín Gutiérrez Franco y su homicidio, según la ficha oficial, se cometió en el interior de la taquería del padre de José Alfredo, situada en la avenida Insurgentes de la colonia Emiliano Zapata, en Cuautla.

Las investigaciones de la PIC concluyeron que la noche anterior al crimen, José Alfredo y la víctima convivieron e ingirieron bebidas embriagantes, y el único que tenía llave de la taquería era el ahora imputado del homicidio de una menor de edad.

“En el interior de un negocio sin razón social, dedicado a la venta de tacos, se encontró al occiso semidesnudo, cubierto con un plástico y una bolsa negra, sin cabeza ni genitales y con un corte a la mitad del muslo derecho.

“Posteriormente la cabeza de dicho cuerpo se localizó en una bolsa negra sobre la calle Vicente Suárez de la colonia 12 de Octubre”, se lee en la carpeta de investigación.

Se informó que con esos datos, es posible que la Fiscalía General del Estado abra un nuevo proceso en contra de José Alfredo o, en caso de que las investigaciones lo permitan, libren una segunda orden de aprehensión por el delito de homicidio calificado.

El jueves un juez lo vinculó a proceso, concedió cuatro meses para el cierre de la investigación complementaria. José Alfredo permanecerá recluido en el Centro de Reinserción Social Morelos.

#A sangre fría

Caen 11 mexicanos en Gatemala; llevaban droga en avioneta

Los militares guatemaltecos aseguraron una avioneta Cessna blanca, tipo Centurión II, con número de matrícula N6782R, donde encontraron 16 bultos con 422 paquetes con cocaína.

Por Redacción, 2019-08-18 10:55

México, Notimex.-Al menos 11 personas mexicanas y una colombiana fueron detenidas por militares de Guatemala, luego de un enfrentamiento en el marco del aseguramiento de una avioneta con 422 paquetes con cocaína.

Los hechos se registraron durante la madrugada del sábado en el Parque Nacional Laguna del Tigre, departamento del Petén, luego de que se detectó un vuelo ilegal, señaló Óscar Pérez, vocero del Ejército guatemalteco, de acuerdo con información publicada por la prensa mexicana.

Los militares guatemaltecos aseguraron una avioneta Cessna blanca, tipo Centurión II, con número de matrícula N6782R, donde encontraron 16 bultos con 422 paquetes con cocaína, tres tolvas para armas de asalto AK-47, tres celulares y un pasaporte mexicano.

La información señalan que otras 15 personas habrían escapado.