Ciudad de México.-El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) encontró un nuevo uso a los drones: un arma para atacar a quienes considera sus enemigos.

Los drones son cargados con el poderoso y potente explosivo C4 para agredir a la población de Tepalcatepec, Michoacán.

Un dron es un artefacto capaz de volar de manera autónoma, son ligeros y más baratos que una aeronave tradicional. También se les conoce como UAV, es decir, Vehículo Aéreo no Tripulado.

Los cárteles de la droga echan mano de las tecnologías que surgen en el tiempo, y los drones comienzan a ser una nueva manera de ataque.

El CJNG usaba avionetas para atacar por aire a la población de Tepalcatepec. La situación llevó a incrementar la vigilancia por parte de las autoridades, lo que hizo más complicado este tipo de agresiones.

Por ello, el cártel liderado por Nemesio Oseguera “El Mencho” recurrió a los drones, según el portal La Silla Rota.

Un habitante de esa comunidad dijo que hasta ahora no ha habido lesionados pero que las explosiones se escuchan a kilómetros de distancia.

Los drones son cargados con el explosivo C4 y balines de metal, conectados a un sistema de detonación a distancia.

Para los autodefensas de la localidad, los integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación aún no saben utilizar con precisión los artefactos.

Los autodefensas buscan la manera de detectar los drones que sobrevuelan el cielo de esta comunidad ubicada en la zona conocida como Tierra Caliente, y a 250 kilómetros de Morelia, Michoacán.

El antecedente de drones con explosivos se remonta a 2017 cuando la Fiscalía de Guanajuato reportó el decomisó una de esas aeronaves junto con un detonador de radio frecuencia, según la agencia francesa de noticias AFP.

Drones, un arma bélica

Los drones tienen diferentes usos: tomar fotografías aéreas, enviar paquetes, distracción y uno más peligroso: el bélico.

Los militares, en particular en Estados Unidos, fueron los primeros en probar esta tecnología al combinar aeronáutica y robótica en los años 70.

Las ventajas del uso de drones para los ejércitos respecto a un avión tripulado son: reducción de costos debido a ser más barata su fabricación,su tamaño, son más precisos y una mayor probabilidad de pérdidas humanas para las fuerzas militares, de acuerdo con un artículo de difusión de el Tec de Monterrey.

En México, el Ejército utiliza drones como parte de sus herramientas para combatir al crimen organizado.

La Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) firmó un contrato de 25 millones de dólares con Elibt Systems para comprar un dron tipo UAS HErmes 450 y tres mini UAS Skylark I, de acuerdo con Animal Político.

En 2009, la Fuerza Aérea Mexicana creó un Escuadrón de Sistemas Aéreos no Tripulados (ESANT).

Entre las labores de este escuadrón están las de inteligencia contra el crimen organizado, patrullar las fronteras, apoyar en desastres y vigilar instalaciones estratégicas como las de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad, según Animal Político.

La Secretaría de Marina fundó su propio programa de investigación y desarrollo en el Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Armada de México (INIDETAM).

Los drones y la ley en México

El uso más extendido de los drones en el país durante los años recientes llevó a que las autoridades regularan la utilización de estos artefactos.

En 2019 se conocieron los detalles de la Norma Oficial Mexicana 107 o NOM-107 que fija los requerimientos para operar un sistema de aeronave pilotada a distancia, como un dron, en el espacio aéreo del país. Entró en vigor en enero de 2020.Entre lo que indica está el tamaño y peso para los drones al momento del despegue: lo micro deben tener un peso igual o menor de 2 kilos, el pequeño mayor a 2 kilos y hasta 5 kilos y grande, con un peso mayor a 25 kilogramos.

Los usos de los drones pueden ser: recreativo, privado no comercial y comercial.

Para utilizarlos, cada dron debe ser registrado ante la Agencia Federal de Aviación Civil y los no comerciales de uso privado y comerciales deben contar con un seguro de responsabilidad civil.

Los drones con registro extranjero u operador por foráneos están restringidos en el espacio aéreo mexicano a menos que haya un acuerdo bilateral.

Si no se cumplen con las disposiciones, la norma contempla sanciones como multas y suspensión de la licencia.

La Fiscalía General de la República (FGR) comunicó en mayo pasado que decomisó varios drones y armas de fuego tras cateos en Puebla.