La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) delegación Hidalgo clausuró de manera total temporal un taller de ataúdes en el municipio de Atotonilco de Tula, Hidalgo.

Ello, dijo en un comunicado, por no contar el inspeccionado con el respectivo aviso de funcionamiento, documento que debe presentar ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

En un comunicado, la Profepa dijo que su delegación en Hidalgo informó que se realizó una visita de inspección a un taller de ataúdes que utiliza productos forestales maderables, consistentes en tablas y tablones.

Indicó que el inspeccionado acreditó la procedencia legal de la madera, sin embargo no presentó su aviso de funcionamiento respectivo, motivo por el cual el personal de esta dependencia determinó realizar la Clausura Total Temporal de dicho establecimiento.

El aviso se encuentra en el artículo 117 del Reglamento de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable que a la letra dice:

“Para el funcionamiento de carpinterías, madererías, centros de producción de muebles y otros no integrados a un centro de transformación primaria, cuya materia prima la constituyan productos maderables con escuadría, con excepción de madera en rollo y labrada, bastará con la sola presentación de un aviso a la Semarnat”.

Con estas acciones, la Profepa interviene en la supervisión de la cadena productiva en materia forestal, evitando el establecimiento de centros que pudieran estar abasteciéndose en materias primas forestales de dudosa procedencia.

Notimex