Esta tarde, integrantes del Colectivo Levantemos Chilpancingo colocaron sellos de clausura simbólica a la construcción de baños que se edifican en la alameda Granados Maldonado.

Los manifestantes consideraron que las obras tienen una mala planeación, obstruyen el paso de los peatones y no trasparentan el uso de los recursos públicos.

El presidente del colectivo, Francisco Javier Osorio, criticó que el alcalde Marco Antonio Leyva Mena no haya tomado en cuenta a los ciudadanos para estas obras y hasta el momento desconocen si los baños se concesionarán.

Cuestionó que se edifiquen a espaldas de la Cruz Roja, una “área de emergencia” y además se obstruya el paso de los transeúntes. Calificó a la obra como un “riesgo” para la ciudadanía que visita esa zona.

Osorio pidió la intervención del Consejo de Desarrollo Urbano para que emita un dictamen y se determine si la obra es viable en ese lugar, “ya está la obra, ya se gastó, pero si muere alguien, dos, tres personas o una, vale más el espacio o la personas. Tenemos que ser previsores”, dijo.

Por su parte, el presidente del Comité Ejecutivo Municipal (CEM) del PRD en Chilpancingo e integrante del colectivo, Asunción Martínez Ortiz, llamó al gobierno del estado y a los diputados para que exhorten a Leyva Mena a que sea responsable y tome medidas pertinentes para que acciones como el cobro por el uso de baños, no se lleven a cabo.

Dijo que las obras que no se dan a conocer a la sociedad, sólo reflejan el mal manejo de los recursos públicos. En la capital existen muchos problemas como el de los parquímetros, agua potable, servicios públicos y seguridad y no son atendidos.

El Cabildo aprobó la construcción y cobros de los baños para recaudar mayores recursos y serán construido por lo menos cuatro en diferentes puntos de la ciudad. El uso tendrá un costo de cinco pesos y pretenden recaudar por lo menos 100 mil pesos mensuales.