Guerrero.- Está “desfasado” el Informe Especial Sobre la Situación en Materia de Desaparición de Personas y Delitos en Chilapa entregado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) al gobierno del estado, consideró el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.

Entrevistado en el panteón Central de Chilpancingo, el obispo consideró que la situación en materia de seguridad en Chilapa ha mejorado “porque han disminuido mucho los asesinatos”.

“El informe de Derechos Humanos está desfasado, eso (las cifras de muertos) en el 2018 hubiera pegado bien, pero ellos están informando del 2015 al 2018, de un año para acá las cosas se detuvieron y ya son contadísimos los asesinatos en ese lugar (Chilapa)”, dijo el obispo y atribuyó que los homicidios que se han registrado en el municipio “son ciertas venganzas, represalias de grupos opuestos”.

El jueves, el presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez presentó un informe especial sobre el delito de desaparición forzada de personas en Chilapa, en él se afirma que los principales responsables de la comisión de dichos delitos son los grupos delictivos que se disputan el control de la zona.

De acuerdo con el informe, el número de homicidios en Chilapa aumentó de 32 en 2011 a 275 en 2017 y en ese mismo periodo desaparecieron más de 200 personas.

Uno de los episodios más graves ocurrió el 9 de mayo de 2015, recordó la Comisión, cuando un grupo de 300 personas que se identificaron como autodefensas entraron al municipio y tomaron por la fuerza las instalaciones de la policía municipal, reteniendo a 11 servidores públicos.

Desde entonces, varias personas continúan desaparecidas como resultado de aquella violenta incursión.