México. Notimex.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) urgió a las autoridades de los tres niveles de gobierno a esclarecer los crímenes de periodistas en el país y sugirió atender como línea de investigación el ejercicio periodístico de las víctimas.

En el marco del Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, indicó que ante las cifras de homicidios de periodistas se requieren acciones contundentes para generar ambientes propicios a fin de que la prensa pueda realizar sus actividades con plena libertad.

Indicó que “también se requiere del compromiso de esas autoridades, sobre todo de aquéllas con una posición de especial relevancia en el servicio público, para que respeten y reconozcan los aportes que periodistas y medios realizan al fortalecimiento democrático”.

En ese sentido planteó las autoridades eviten descalificar o desacreditar su labor, pues ello “contribuye a generar campañas de desprestigio que dificultan el ejercicio periodístico y los ubican en condiciones de mayor riesgo al que ya enfrentan en nuestro país”.

En un comunicado, el organismo autónomo defensor de los derechos humanos indicó que en México solo 10 por ciento de los casos de crímenes contra periodistas tienen sentencia condenatoria, mientras que el 90 por ciento siguen impunes.

Ante ello señaló que tanto la impunidad como las agresiones contra los medios de comunicación y sus representantes tendrán solución si se atiende un problema multifactorial que pase por disminuir la violencia e inseguridad en algunas regiones del país.

Agregó que ayudará si se capacita y forma de manera eficaz en derechos humanos a quienes desempeñan un cargo público para que eviten descalificaciones y estigmatizaciones hacia quienes ejercen el periodismo.

Al respecto mencionó que si bien los funcionarios públicos gozan de libertad de expresión, ésta está sometida a diversas restricciones, una de las cuales es ejercerla con pleno respeto a las opiniones diversas, ante el riesgo de generar ataques contra periodistas por los sectores que ven las descalificaciones como un permiso para agredir a la prensa.

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, desde el 2000 se han cometido 153 homicidios de periodistas (16 eran mujeres), 21 más están desaparecidos desde 2005 y desde 2006 se han perpetrado 53 atentados contra instalaciones de medios de comunicación.

Al señalar que México es el país más peligroso para ejercer el periodismo en el América y uno de los más riesgosos a nivel mundial, refirió que los estados con más homicidios contra periodistas son Veracruz, con 23 casos; Guerrero, 17; Tamaulipas y Oaxaca, 16 cada uno, y Chihuahua, 14, entidades que concentran más de la mitad de asesinatos de periodistas.