México.- Tras la confirmación de que se desplegarán seis mil elementos de la Guardia Nacional en la frontera sur, el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, consideró que cualquier política comercial no debe dejar de lado la protección de las garantías fundamentales de los migrantes.

En entrevista, expuso que la CNDH vigilará que se respeten las garantías fundamentales. "Estaremos atentos a que no se violenten las normas, que se siga teniendo el carácter humanitario en la atención de la migración", subrayó.

El ombudsman indicó que el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana le informó que requiere la participación de la CNDH para que ayude en la capacitación, y subrayó que la Comisión, como en el pasado lo ha hecho con Fuerzas Armadas, ahora lo hará con la Guardia Nacional.

"Estaremos atentos a dar toda la instrucción que se requiera de perspectiva de derechos humanos, pero es una capacitación incipiente que estará comenzando", agregó González Pérez.

También señaló que la política de migración ha venido transitando de una de brazos abiertos a una de contención.

"Necesitamos ver que en los hechos se respeten los derechos humanos, que se dé información a las personas que huyen de la violencia y que su retorno puede representar un riesgo", consideró.

En su opinión, México está obligado a cumplir los tratados y las leyes "y por eso creo que tiene que tenerse claridad y certeza sobre el marco jurídico regulatorio", además resaltó que, en los hechos, la política de brazos abiertos, que es loable, significó que se viera rebasada la infraestructura con la que cuenta el país en esa materia.