La coalición árabe liderada por Arabia Saudita declaró hoy como “objetivo militar” a Saada, estado del norte de Yemen considerado bastión de los rebeldes huthís, por lo que pidió a los residentes abandonar ese territorio.

La advertencia de inminentes bombardeos fue anunciada por el general Ahmed al-Asiri, portavoz de la coalición militar, quien aseguró que se han dejado caer sobre el estado folletos instando a la población civil a salir este viernes antes de las 19:00 horas locales (16:00 GMT).

El movimiento es la respuesta a los recientes ataques de los huthís contra ciudades sauditas ubicadas en la frontera con Yemen, dijo el vocero y puntualizó que “nuestro trabajo ahora llegará a los rebeldes que planearon esos ataques y que se esconden en Saada”.

Aseveró que la campaña militar en ese estado “será más larga y más dura” y que sólo culminará hasta que todos los rebeldes huthís y sus líderes se hayan ido, según reportes del periódico local Yemen Times.

Los esfuerzos de la alianza militar se centrarán así por primera vez en el liderazgo huthí en Saada, después de la serie de ataques registrados esta semana contra ciudades de Arabia Saudita.

Morteros y cohetes fueron disparados desde Saada los pasados martes y miércoles contra la ciudad saudita de Najran, causando la muerte de ocho personas, mientras que la víspera los rebeldes bombardearon un sitio de defensa aérea cerca de esa localidad.

Previo a la advertencia lanzada este viernes, más de 50 ataques aéreos golpearon Saada a lo largo de la noche, destruyendo una presunta fábrica de minas terrestre, un complejo de comunicaciones y centros de mando.

Arabia Saudita propuso un alto al fuego humanitario de cinco días para ayudar a los civiles afectados por las operaciones militares contra los rebeldes, y que necesitan alimentos, medicinas y combustible, pero a condición de que los huthis depongan las armas.

El Ministro saudita de Asuntos Exteriores, Adel al-Jubeir, dijo este viernes en una reunión de ministros del Golfo que el alto el fuego comenzaría el próximo 12 de mayo, pero que sólo se mantendría si los combatientes cumplían las reglas.

El canciller negó asimismo que los ataques aéreos en Saada estuviesen ligados al acuerdo de tregua, pero aseguró que los huthís tendrán la oportunidad de “recapacitar” para beneficiar al pueblo de Yemen. (Notimex)