México.-La cantante Paulina Rubio y el empresario Nicolás “Colate” Vallejo Nájera volvieron a enfrentarse en los tribunales de Miami, Florida, por la custodia del hijo de ambos, Andrea Nicolás; pero tras una audiencia virtual extraordinaria, el juez decidió que los padres deben compartir la educación del niño de 10 años y festejar el Día de las madres, el próximo 10 de mayo, con la “Chica Dorada”.

Fue Vallejo Nájera quien hace unas semanas se presentó ante el juzgado número 11 de Miami para solicitar la custodia completa de Andrea Nicolás. Según el empresario español, el menor de edad vive en un “ambiente tóxico y violento”, en el que sufre de maltrato por parte de su madre, su abuela y su tía, por lo que ya presenta cuadros de ansiedad, náuseas y vómitos.

Aprovechó este encuentro virtual para recordar, y declarar por primera vez, que durante su matrimonio él mismo fue víctima de la cantante y que en algunas ocasiones lo golpeó, informó el programa de Univisión, El Gordo y la Flaca.

“Colate” acusó que su ex pareja además consume sustancias tóxicas y aseguró que cuenta con pruebas de todos los maltratos de los que ha sido objeto su hijo y el que la cantante tuvo con Gerardo Bazúa.

“Dado el comportamiento inestable y errático exhibido por la madre de nuestro hijo menor, hoy me presento ante usted para solicitar la eliminación inmediata y urgente de sus derechos parentales en lo que respecta a las visitas del niño con ella. La madre está teniendo episodios severos de desequilibrios mentales que le hacen llamar a la policía para que se presente en mi casa”, argumentó Nicolás Vallejo en los documentos legales presentados ante la Corte de Miami y que revisó la revista Semana.

De acuerdo con esta publicación, una de las pruebas presentadas por el empresario es la transmisión que la cantante realizó hace unas semanas en redes sociales, donde lució un comportamiento polémico y errático, y por el que fue duramente criticada, es así que pidió “que se le realice una evaluación mental y física” para determinar el estado en el que se encuentra para cuidar de sus dos hijos.

Pero la “Chica Dorada” no se quedó atrás. La cantante presentó una contrademanda y se defendió de las acusaciones presentadas por su ex pareja.

“Es evidente que Colate ha presentado su demanda para obtener publicidad y beneficio. Paulina no ha visto al menor hace tres semanas debido a la mala fe de su exmarido. Paulina llamó a la policía el 30 de abril porque le tocaba a ella estar con el menor. Si alguien ha mostrado casos de desequilibrios ha sido el padre y no la madre. En ningún momento la madre ha estado bajo la influencia de drogas”, se lee en el documento legal presentado por la cantante de Tú y yo.

Además, para contrarrestar la acusación de uso de sustancias tóxicas, presentó otro video grabado desde un ángulo diferente de la polémica transmisión, en éste se le ve levantando unas hojas y no consumiendo estupefacientes como aseguró “Colate”.

Tras revisar los alegatos y las pruebas, el juez Spencer Multack falló a favor de Paulina Rubio y le permitió continuar conviviendo con su hijo de 10 años, quien deberá estar con ella a partir de este viernes y hasta el próximo 18 de abril.

Tanto Rubio como Vallejo deberán retomar su régimen de visitas, en las que podrán comunicarse con el menor de edad a las 19:00 horas diario sin la intervención del otro.

“El Tribunal no encuentra motivos para suspender los derechos de la demandada. Tampoco considera que el niño tenga un daño eminente. Por lo tanto se deniega la petición del padre”, fue la respuesta de Multack.

Gerardo Bazúa también presentó una denuncia en contra de la cantante, quien no le permite ver a su hijo Eros, nacido el 5 de marzo de 2016.

La abogada de Bazúa explicó que buscan la custodia compartida del menor de edad, pues “ese niño es hijo de los dos, entonces ella no tiene porque tomar el 100% de las decisiones”.

“Le está negando el acceso, le esconde al niño. Solamente le ha dado dos visitas de 20 minutos en todo el año de 2019. No nos da la cara de dónde está”, refirió.