México.- Arrancaba la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador en el Salón Tesorería de Palacio Nacional. Se alcanzaban a escuchar los gritos de mujeres que pedían justicia y atender los feminicidios a las afueras del recinto.

Habían pasado 47 minutos de diálogo con el mandatario federal, ningún reportero o reportera, hasta ese momento, había cuestionado sobre la protesta de las mujeres que se seguía escuchando.

El tema llegó. Un reportero le preguntó al presidente sí tenía algún posicionamiento sobre la manifestación.

"Sí, todo nuestro respeto para el movimiento feminista", respondió el mandatario. Después comentó sobre el uso de cuentas pagadas en la red Twitter.

Ante ello, una reportera le lanzó un cuestionamiento: ¿Por qué se desvía del tema, presidente?. López Obrador decidió hablar del tema y exponer su punto de vista.

Hubo un intercambio entre el presidente y la reportera. Una vez que ella concluyó, algunas más querían hacer otras preguntas que también lanzaron al titular del Ejecutivo.

Sin embargo, las representantes de los medios fueron interrumpidas por el reportero Carlos Domínguez, de un portal de noticias digital, a quien el presidente le otorgó la palabra. Una vez que al hombre le dieron el micrófono lanzó los dichos que le valieron la crítica de las reporteras que buscaban preguntar.

"Buenos días, presidente. Cambiando de tema un poquito, presidente. Carlos Domínguez, de Nación 14", dijo.

Los comentarios de desaprobación se escucharon en el salón, pero él impuso su voz y lanzó un segundo comentario.

"Es que creo que usted ya habló suficiente del tema. Vamos a cambiar, por favor", dijo, pero un "no" generalizado se escuchó. Pese a eso, Domínguez continuó. La molestia entre algunos periodistas se hizo manifiesta.

En redes sociales el reportero en cuestión fue evidenciado; su medio ofreció una disculpa a las mujeres. Cuatro horas después Domínguez también se disculpó mediante una carta pública y se declaró "un aliado" del movimiento feminista.