La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) instaló una báscula calibrada en la nave de mariscos del mercado central de Acapulco para que los consumidores pesen su producto y eviten cobros indebidos, o reciban kilos de menos.

El operativo de cuaresma por la Semana Santa inició este sábado, y de acuerdo con el delegado de la Profeco, Saúl Montufar Mendoza aún no tienen quejas registradas, pero que la colocación de la báscula es para que los vendedores de mariscos respetar la entrega de kilos correctos a los consumidores.

Por lo que advirtió que vigilarán y sancionarán a los negocios a los que se sorprendan alterando precios o entregando kilos de menos durante esta temporada de Semana Santa.

El funcionario federal también adelantó que en el transcurso de la próxima semana instalaran más básculas más en otros tres mercados del puerto para revisar la venta de mariscos y otros productos relacionados con la cuaresma.

Por lo que invitó a los consumidores a que utilicen las básculas en caso de que tengan dudas por el peso de su producto.

El personal de Profeco estará vigilando el uso de las mismas en un horario de las ocho de la mañana a las cinco de la tarde, de lunes a viernes.

Saúl Montufar informó que este domingo, a las 11 de la mañana, la Profeco arrancará sus de la temporada vacacional de Semana Santa en el asta bandera. En total instalarán   12 módulos en distintos puntos del puerto.