México.-En los últimos días, un pez diferente ha llamado la atención de los turistas y pobladores de Acapulco; la razón es que este pez tiene la capacidad de “comer” grandes cantidades de botellas de plástico.

A pesar de su asombrosa capacidad para ingerir PET, no hablamos precisamente de un ser vivo, se trata de un contenedor que forma parte de una compaña ambientalista que busca evitar que los visitantes a las playas tiren PET al mar.

Este gran contenedor fue colocado por el DIF de Acapulco, en alianza con algunas organizaciones, con el objetivo de hace más divertida y dinámica la recolección de este material perjudicial para el ecosistema.

El pez fue colocado sobre Avenida Costera Miguel Alemán, de cara a la llegada de bañistas con motivo de Semana Santa.

Las taparroscas de los botes de PET tendrán un contenedor independiente y serán usadas para ayudar a niños con cáncer. Cada mil tapitas apoyan a una quimioterapia para niños que padecen esa enfermedad.