Bogotá. -El gobierno de Colombia responsabilizó al Ejército de Liberación Nacional (ELN) por el ataque con coche bomba en la Escuela en la Escuela de Policía General Santander que dejó 21 muertos y 68 heridos en Bogotá (Colombia).

"De un tajo un acto terrorista cometido por el ELN segó esas vidas", dijo en una rueda de prensa el ministro de Defensa, Guillermo Botero, al referirse a las 20 víctimas mortales, de quienes dijo que eran todos cadetes de la Policía, "con unas edades de entre 17 y tal vez 22 años".

El atentado fue perpetrado en la mañana de ayer con un carro bomba cargado con 80 kilos del explosivo pentolita que fueron detonados dentro de la Escuela de Cadetes de la Policía General Francisco de Paula Santander, en el sur de Bogotá.

El ministro confirmó que el autor material del atentado fue José Aldemar Rojas Rodríguez, de 56 años, de quien dijo que era conocido con el alias de "el Mocho" o "Kiko" porque entre 2008 y 2010 perdió su mano derecha al manipular explosivos.

"Se trata de un explosivista de la guerrilla que perdió su mano derecha y que desde 1994 se desempeñó como miliciano del ELN en Puerto Nuevo, en el departamento de Arauca, fronterizo con Venezuela", agregó.

Botero afirmó que Rojas Rodríguez "hizo parte del frente Domingo Laín Sáenz", uno de los más poderosos del ELN, que opera en la zona de Arauca, donde ha perpetrado numerosos atentados contra la infraestructura petrolera.

"El autor material de este acto terrorista es miembro del Ejército de Liberación Nacional (ELN)", afirmó por su parte el fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, que también intervino en la rueda de prensa celebrada en la Casa de Nariño, sede presidencial.

Martínez, que junto con el ministro Botero dio detalles de la manera como se produjo el atentado y de las investigaciones que se llevan a cabo, aseguró que las autoridades tienen "documentos que así lo acreditan", sobre la pertenencia del terrorista al ELN.

El atentado con coche bomba del ELN

Al menos 21 personas murieron y 68 quedaron heridas el jueves en un ataque con coche bomba contra la Escuela de Policía General Santander, Bogotá, Colombia, en un "demencial acto terrorista" que sacude a un país atascado en sus esfuerzos de paz.

El presunto responsable fue identificado por la fiscalía como José Aldemar Rojas Rodríguez, de nacionalidad colombiana, quien ingresó con una camioneta gris Nissan Patrol cargada con 80 kilos de pentolita a la Escuela de Oficiales General Francisco de Paula Santander, en el sur de la capital colombiana.

Una fuente de la fiscalía confirmó a la agencia AFP el deceso del hombre durante el ataque, aunque las autoridades no han señalado su vinculación con alguno de los grupos armados que aún operan en Colombia, financiados por el narcotráfico, tras el pacto de paz con la otrora guerrilla FARC en el 2016.

Este "demencial acto terrorista no quedará impune, los colombianos nunca nos hemos sometido al terrorismo, siempre lo hemos derrotado, esta no será la excepción", dijo el presidente Iván Duque en una declaración a la prensa junto al fiscal general, Néstor Humberto Martínez.