Colombia podría duplicar el valor de la producción de los cultivos de palma africana, cacao y mango, de mil 458 a tres mil 150 millones de dólares en los próximos 10 años, si cumple una serie de recomendaciones de corto y largo plazo.

Esta es una de las principales conclusiones del estudio Construcción de un modelo de agricultura competitiva en Colombia, elaborado por la Cámara Procultivos de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI).

El estudio se hizo en una alianza entre la ANDI y la fundación TechnoServe Colombia, que busca aprovechar el contexto global para dar un impulso al sector y desarrollar al máximo las capacidades del país.

El informe encontró “que para aumentar la producción y las exportaciones Colombia ha priorizado varios cultivos agrícolas con potencial de crecimiento a corto y mediano plazo”.

Entre estos cultivos figura “el cacao, la palma africana y el mango tienen alto potencial comercial y productivo a mediano plazo”, afirma María Helena Latorre, directora ejecutiva de la Cámara Procultivos de la ANDI, en el marco de Agroexpo Colombia.

En el caso del cacao, las recomendaciones del documento apuntaron a incentivar el establecimiento de plantaciones grandes para sumar a los pequeños y la renovación de este fruto, promover la entrada de compradores internacionales, incentivar la calidad y asegurar la implementación de prácticas adecuadas para evitar la Monilia (una de las plagas más agresivas del cacao).

Para la palma africana, el reporte sugirió aumentar la capacidad real utilizada de plantas de procesamiento, a través del aumento de la productividad y calidad del fruto de la palma y fortalecer el sector de aceite refinado para uso en biocombustibles y capturar más valor agregado.

En el caso del mango, la recomendación fue implementar los controles y procesos necesarios para cumplir con los estándares de Estados Unidos y la certificación Global GAP, establecer una cadena para mangos de exportación y adoptar la tecnología para romper la estacionalidad de la producción.

“Una de las principales conclusiones del estudio muestra que a través de cultivos diferentes a los tradicionales, la agricultura colombiana tiene la posibilidad de aprovechar nuevos y crecientes mercados”, apuntó Latorre.

Agregó que “fortalecer los tres sectores priorizados podría resultar en un aumento de las exportaciones de al menos mil 570 millones de dólares en 2030”.

El estudio señaló que Colombia puede aprender de Ecuador que ha duplicado su producción de cacao en los últimos ocho años, convirtiéndose en un importante productor a nivel internacional y con proyecciones de seguir incrementando sus niveles de producción.

Algunas de las razones detrás del éxito del país vecino fue el impulso a la inversión privada en plantaciones de más de 50 hectáreas, tecnificación de la producción, y respaldo total del gobierno a través del “Plan Nacional de Cacao”.

Otro factor fue el fortalecimiento de la investigación en clones resistentes y de altos rendimientos, además de la concertación entre el gobierno, ONG y el sector privado.