México.- De acuerdo con el relato de Noticias Caracol, Daniela, quien era ‘youtuber’ y ya era reconocida en países como Israel, dejó su casa en Bello, Antioquia, el pasado 16 de agosto.

La joven les dijo a sus padres que iba para Madrid, pero ellos empezaron a sospechar que no era así porque su vuelo salió a las 10:30 p.m. de ese viernes, y a las 4:30 a.m. (hora colombiana) les escribió vía WhatsApp que ya había llegado a su destino, explica el informativo.

Patiño, engañada por una amiga, se fue con la promesa de un mejor trabajo en Europa, pero terminó siendo sometida a los vejámenes de una red de trata de blancas.

Incluso, el 17 de agosto, al siguiente día que partió, le envió un video a su papá, Elkin Patiño, muy contenta y mostrándole que estaba en el museo de Frida Kahlo, cuya casa-museo está ubicada en la Ciudad de México, señala el mismo noticiero.

Los papás de Daniela presentían que algo no estaba bien y días después lo confirmaron. Daniela les envió unos dramáticos mensajes diciéndoles que la iban a matar.

“Me van a matar, si me matan, denuncias a este lugar… por la zona 10 de Guatemala o carretera a El Salvador”, muestra una captura de pantalla difundida por Noticias Caracol.

Además, en otra conversación (no mostrada en su totalidad) se lee:

– Me van a matar

– Daniela, no es fácil conseguir 3 millones de pesos en un abrir y cerrar de ojos. Sin hacer muchas preguntas.

– Entonces llame a la policía.

– Daniela usted está en otro país y la rigen las normas de ese país. Tiene que llamar usted.

–Bueno apa.

Su papá, Elkin Patiño contó que su hija logró escaparse de la red de trata de blancas y que pudo llegar a Playa del Carmen, cerca de Cancún (México), pero después perdieron contacto. Lastimosamente, días después un periódico de la zona se contactó con la mamá de Daniela, Martha Hinestrosa, para preguntarle si la foto que le enviaban de una mujer muerta era su hija.

Hinestrosa, contó a ese informativo, reconoció de inmediato el tatuaje que tenía la joven en su mano que decía: “Inefable”.

Las primeras investigaciones de las autoridades mexicanas confirmaron que Daniela nunca estuvo en España y que la mayoría de mensajes que envió, en los que decía que la iban a matar, fueron enviados desde Guatemala.

Aparte del dolor que sufren por haber perdido a su hija, la familia Patiño no tiene dinero para repatriar el cuerpo. “Clamo a todo el pueblo de Colombia, a las autoridades mexicanas y colombianas que me por favor me traigan a mi niña ya”, expresó Martha Hinestrosa.