Colonias populares de la zona poniente de Acapulco son la mina de vivales y partidos políticos. Se mantienen en el rezago y la miseria debido a que no tienen los servicios públicos suficientes como energía eléctrica, drenaje o agua potable, la mayoría de sus habitantes viven entre la pobreza y la pobreza extema, denunciaron habitantes de las localidades Venustiano Carranza, Tamarindos, Universitaria, Generación 2000, Nueva Era,  Ex Campo de Tiro, La Joya y  La Máquina.

A pesar de que algunos partidos políticos han llevado algunas obras sociales, en las que destacan la pavimentación de calles, estas ya presentan daños porque las empresas constructoras utilizaron materiales de baja calidad que ha provocado la cuarteadura de muchas de ellas. ZONA RIESGO1

De acuerdo a versiones de los colonos, los drenajes que introdujeron en la pavimentación en  las calles principales, no  fueron conectados y ahora que la gente empezó a usarlos, las alcantarillas se colapsaron.

“Ríos de aguas negras corren de un extremo a otro desprendiendo  olores pestilentes los cuales  han empezado a provocar enfermedades respiratorias en los menores”, expresaron.

La mayoría de los habitantes han colocado sus baños con las descargas de aguas negras a los canales pluviales, que cuando llueve van a dar al mar acompañados con toneladas de tierra, lodo y basura.

Asimismo, demandan que hay un deficiente servicio de alumbrado público, ya que muchas de las lámparas que fueron colocadas por el gobierno municipal no funcionan.

Por otra parte, denuncian que debido a la escasez de agua potable los colonos han  excavado pozos para extraer agua en tiempos de lluvias.

María de Jesús Gómez, de la colonia Nueva Era dice: “Capama prefiere que la gente se robe el agua en vez de introducir la red hidráulica a los domicilios y que la gente con su toma vaya pagar el servicio como tiene que ser y no de manera clandestina”.

Por su parte, el señor Raúl Rodríguez Martínez, quien se dedica a recolección de botes de aluminio para vender, comenta que su recibo de luz le llegó de más de 2 mil pesos.

 “Son cerca de más de 25 mil familias que viven en toda la zona poniente sin contar las colonias más urbanizadas y que cuentan con todos los servicios como la Jardín Mangos, Palmas y Azteca, que fueron de la primeras colonias que se fundaron, pero que costó muchas vidas humanas en los intento por sacarlos de esos lugares”, recordó Martín Lobato García, quien llegó hace más de 40 años a la zona poniente de Acapulco.