Durante 30 días, un mes completo, 530 familias de las colonias Viguri y Loma Bonita en Chilpancingo han estado sin agua entubada.

Esta mañana unos 50 vecinos de ambas colonia llegaron la entrada de la estación de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach) ubicada en la Viguri. La cerraron y colocaron cartulinas exigiendo que abrieran las bombas para que el líquido llegue hasta sus casas.

Desde hace 30 días del agua de la Capach no les ha llegado. El presidente de la colonia Viguri, Alejandro López Pacheco, explicó que ante la escasez las familias han tenido que comprar pipas de agua.

Cada pipa de 2 mil 100 litros, detalló López Pacheco, les cuesta a las familias 450 pesos. En su caso ha tenido que comprar una cada tercer día, para los seis integrantes de su familia. Los que no han tenido dinero, indicó, la han acarreado desde la colonia de a lado, la Lombardo.

El agua se la llevan los militares y policías Alrededor de las 10:00 de la mañana, al plantón de los vecinos de la Viguri, llegó el jefe de Distribución y Mantenimiento de la Capach, Arturo Carranza Martínez.

El funcionario municipal les explicó que la falta de agua se debe a que la bomba de Mochitlán, de donde se surte esta zona de la ciudad, está dañada. No les especificó la falla. También les dijo que por la sequía, los niveles de agua son muy bajos —80 litros por segundo— y no permiten que el bombeo sea suficiente para que les llegue el agua a sus casas.

Los vecinos le respondieron que de la estación de la colonia Viguri han visto que militares sacan al día alrededor de 10 pipas, mientras que policías estatales unas siete.

Carranza Martínez aceptó y les dijo que los soldados y policías sacan el agua para surtir albergues y escuelas, los cuales, afirmó, son prioridades.

También los vecinos denunciaron que los trabajadores de la estación podrían estar vendiendo el agua a particulares porque han visto salir pipas no oficiales con agua.

Llegan recibos con el triple del costo En la protesta los vecinos denunciaron que en el recibo que les llegó este mes el monto por el servicio se les triplicó. Una vecina, por ejemplo, dijo que en febrero el recibo le llegó de 95 pesos y en marzo, justo en el mes que no han tenido agua, fue de 800 pesos.

El presidente de la colonia indicó que este problema, el de aumento en el precio del servicio, lo tiene 5 por ciento de las familias. A otros vecinos les llegó el recibo de 445 y 680 pesos. Advirtieron que no lo pagaran, porque hacerlo sería aceptar la irregularidad.

Los vecinos de la Viguri explicaron que, según los funcionarios de la Capach, el aumento en el precio del servicio se debe a que esa colonia está considerada como residencial, porque ahí está la casa participar del gobernador Héctor Astudillo Flores.