Cuernavaca, Morelos.- Para Roberto Castrejón Campos, padre de una de las víctimas mortales del atentado registrado en el Centro de Cuernavaca, ataque fue directo contra su hijo y otro líder sindical, participaron varias personas.

“Se ve claramente, hasta lo subieron a nivel nacional, una nota de un robo en pleno crimen, de cómo el tipo que estaba merodeando y que en ningún momento cuando están los disparos corre, se queda parado y empieza a merodear y recoge el teléfono y el reloj de mi hijo.

“La mochila de Chuy (Jesús García) no ha aparecido, donde venían sus teléfonos, venían cosas personales, ésa no ha aparecido. Había gente, yo en el video veo que hay como tres, que además a la hora de los disparos se quedan inmóviles y empiezan a dar vueltas y vueltas y vueltas y uno de ellos recoge los objetos personales de mi hijo”, dijo Castrejón Campos afuera de la funeraria donde fue velado el cuerpo de su hijo.

Para el líder sindical, la sustracción de las pertenencias de su hijo y de Jesús García fue con la intención de afectar la investigación del caso.

En entrevista insistió en responsabilizar como autores intelectuales del crimen a los dirigentes de la Federación Nuevo Grupo Sindical, Bulmaro Hernández Juárez y Ben Hur Hernández Bringas, por el  control del comercio ambulante del centro de Cuernavaca.

“Solicité en la Fiscalía que esa línea de investigación no al cerraran y que la tuvieran abierta, que la mantuvieran porque la verdad ya estaban desfondados, el mismo Chuy ya les había quitado gran parte de su organización, entonces están desesperados, si ustedes conocen la trayectoria de mi hijo empezó con bien poquitos comerciantes y a la vuelta de dos años le dio la vuelta a Ben Hur y ya mi hijo manejaba la mayor parte de los comerciantes.

“Hay un antecedente, no sé si ustedes recuerden hace un año y medio que llegó Ben Hur a golpearlo en las puertas de Palacio, a golpear a mi hijo, sobre el mismo tema cuando se empezaban a ver rebasados”, expresó Roberto Castrejón.