La presidenta de la Asociación de Comerciantes de la Costera, Laura Caballero Rodríguez reiteró que no denunciarán las extorsiones que sufren por parte del crimen organizado por miedo a ser asesinados como, dijo, ha ocurrido varias veces.

Esta semana, Caballero Rodríguez pidió a los tres niveles de gobierno que se condone impuestos a los comerciantes para que puedan pagar la cuota que les exigen las bandas delincuenciales.

Sobre esto, el encargado de despacho de la Secretaría de Seguridad Pública, Manuel Eduardo Flores Sonduk respondió ayer que son necesarias las denuncias formales ante las autoridades y que estos crímenes no se mantengan en la “vox populi”.

Entrevistada vía telefónica, Laura Caballero reiteró la necesidad de que se condonen impuestos y aseguró que no tienen más opción que seguir pagando cuotas al crimen “porque está en peligro nuestra vida”.

“Nosotros no denunciaremos, porque no queremos que nos maten como le pasó al joven de las siete esquinas y a todo los tortilleros que han muerto por haber denunciado, personas que han sido trabajadoras y que han muerto por el crimen organizado por haber denunciado, y por que las autoridades no han dado los resultados”, reprochó.

Dijo que los comerciantes están cansados de la situación de violencia que se vive en el puerto; y lamentó que ni las denuncias, ni las marchas, ni los bloqueos han sido suficientes para que la autoridad tome cartas en el asunto.

Asimismo, recordó que el fiscal general de Guerrero, Javier Olea Peláez informó que 50 bandas delincuenciales existen en la entidad; a los criminales, ella pidió “que se pongan de acuerdo”.

Finalmente, afirmó que a su llamado se están uniendo organizaciones de constructores y hoteleros, como la Asociación de Hoteleros y Restauranteros del Acapulco Tradicional, dirigidos por Francisco Aguilar.

“Es una descomposición social la que se está viviendo en Guerrero y nosotros ya no queremos más muertos”, concluyó.