Cuernavaca, Morelos.- Comerciantes del Centro de Cuernavaca protestaron para exigir que las autoridades les permitan abrir sus negocios a partir del 15 de junio, pues tras 40 días cerrados, aseguran que sus necesidades económicas son más fuertes que el temor a la muerte provocada por el COVID-19.

Miguel Ángel García Rebollo, uno de los manifestantes, cuyo negocio está en la calle No Reelección del Centro de la ciudad, criticó que otros espacios, como el mercado municipal “Adolfo López Mateos”, o plazas comerciales, como “Lido” y “Degollado”, también en la zona, permanezcan abiertos a pesar de la pandemia.

“Llamar la atención a la autoridad, precisamente porque no nos ha puesto atención, nosotros nos hemos mantenido resguardados, obedientes a las normas de protección del COVID-19, sin embargo ya se ve que la apertura está siendo en varios lugares y el Centro Histórico sigue castigado.

“Están permitiéndole abrir al mercado Adolfo López Mateos, a las plazas Lido, Degollado, Zona Rosa y a nosotros, que somos los comerciantes establecidos, que estamos normados, que pagamos impuestos, que estamos perfectamente bien regularizados, no nos atienden, no nos dan una oportunidad, ni siquiera nos dan una fecha origen para poder abrir”, dijo.

A la fecha y desde hace al menos dos meses decenas de locales en el corazón de Cuernavaca permanecen cerrados.

El pago de impuestos, servicios públicos, servicios privados y rentan ha provocado que en muchos de esos negocios su cierre sea definitivo.

“Nada más debes de tomar en consideración que muchos, como es mi caso, hemos podido aguantar, de alguna forma mantener la nómina hasta cierto límite, pero llega el momento en que los trabajadores mismos comprenden que ya no es posible porque no tenemos un ingreso.

“Sí había un posible apoyo guardado para poder salir adelante, pero nunca pensamos que fuera tan prolongado, son 40 días en los cuales traemos rezagos de pago de rentas, de pago de servicios, de pago de prestaciones, con lo único que hemos tratado de estar al día es precisamente con la necesidad de nuestros trabajadores, porque ellos dependen, así como la economía de nuestra familia, la de ellos”, dijo.

Y es que aunque los comerciantes quisieran esperar a que pase la pandemia, actualmente la crisis económica que enfrentan es mayor al miedo de contagiarse del virus.

“Esperemos que exista esa respuesta positiva, que nos den los lineamientos para que podamos hacer la apertura, lo que tengamos que acondicionar para estar en la sana protección y la sana distancia lo hagamos, pero de lo contrario pues ya muchos están decididos a aperturar, la verdad es que no puede uno contenerlos porque la necesidad es mayor que el temor a la muerte.

“Estamos en una situación muy compleja precisamente porque la enfermedad es una… porque o nos morimos por el virus o nos morimos de hambre”, dijo el comerciante.

A partir del 15 de junio, dijo, comenzará a abrir sus negocios.

“Tenemos un registro de más de 400 comerciantes, que son los de todo el centro, realmente que son a los que nos mantienen marginados porque insisto, si ustedes van y giran sus ojos hacia otras calles están abiertos como si nada, pero el centro, lo que es el primer cuadro, estamos restringidos y somos más de 400, muchos de ellos han tronado ya sus negocios, han tenido que cerrar, se han ido a la quiebra porque no lo aguantan y algunos que hemos podido negociar con nuestros arrendadores, pues estamos tratando de aguantar la situación”, expresó.