México.- Como nunca se había visto antes, mandar remesas desde Estados Unidos a México ahora es muy barato y eficiente, e incluso hay casos en los cuales no cuesta nada. Esto gracias a la competencia y los medios electrónicos, las comisiones que cobran bancos y remesadoras a los migrantes por el envío de dinero a sus familiares en México han caído considerablemente.

El gerente de Estadísticas Económicas y Coordinador del Foro de Remesas de América Latina y el Caribe del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA), Jesús Cervantes, destacó que hace 25 años este servicio costaba entre 30 y 35 dólares y actualmente varía entre cinco y siete dólares.

"Hoy se observa una gran flexibilidad, es un mercado muy competitivo; incluso hay envíos gratis cuando se hacen de una cuenta (bancaria) a otra", señaló en entrevista.