Foto de Javier Verdín

Esta mañana en el Centro de Convenciones de Acapulco (CIA), en el salón Juan Ruiz de Alarcón se llevó a cabo la Conferencia Magistral Democrática de la Cultura y la Paz a cargo del Instituto Nacional Electoral (INE) en donde estuvieron presente la luchadora social guatemalteca, Rigoberta Menchú, ganadora del premio Nobel de la paz.

Menchú pidió un minuto de silencio en memoria de los estudiantes desaparecidos el pasado 26 de septiembre y pidió seguir un proceso en paz y concordia entre el electorado guerrerense.

Tras su discurso, se realizó un ciclo de preguntas y respuestas por parte de los ciudadanos, e inmediatamente después una joven, Ana Gática, de 27 años, bajó desde la parte alta del auditorio y gritó: “hermana Rigoberta, hermana Rigoberta, le exijo que me escuche lo que quiero decir al gobernador Rogelio Ortega y a usted”.

Gática es también promotora de fomento a la lectura, y es beneficiaria del Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico de Guerrero (PECDAG).

La maestra de ceremonias, pidió a la joven que se calmara, y finalmente le concedió el pódium, donde la mujer pudo hablar en el micrófono.

Entonces dijo que no era justo que las autoridades estuvieran exigiendo el voto, y criticó que Rigoberta haya concedido, al inicio de su discurso, un minuto de silencio, pues aseguró que miembros de su familia han sido víctimas de la delincuencia organizada “y las autoridades no han hecho nada para poder cambiar esta situación”.

“La primera, hija de mi prima, Gabriela Itzel Ortiz Vásquez, quince años; el último (fue) Gilberto Abundis Sánchez, de 30 años y todas las autoridades saben de este caso, pero ninguna ha hecho caso”, denunció.

Señaló que Ortiz Sánchez, acudió a visitar a su familia y fue secuestrado afuera de su casa y fue hallado el 27 de mayo, decapitado y en estado de putrefacción.

“¿Cómo señor Gobernador me puede llamar a votar? ¿Cómo partidos políticos de Guerrero nos pueden pedir a los jóvenes que somos el más numeroso índice de población en México? ¿Cómo nos pueden llamar al voto? ¿Cómo me  pueden pedir que emita el voto en mi municipio, cuando una sola duda en una pared dice, Miguel Cantorán asesinaste a Ulises Fabián? Sea mentira o verdad no interesa. Eso ya lo pone en duda. Eso sólo es razón absoluta para no pedir mi voto”, preguntó.

Y agregó: “No podemos seguir pidiendo un minuto de silencio por los desaparecidos porque pedir un minuto de silencio por cada desaparecido y por cada asesinado en nuestro país, en nuestro estado, es quedarnos callados eternamente”.

https://youtu.be/S60YS3JFufA

Por su parte, Menchú expresó con una sonrisa en su rostro: “a ver vámosle dando ideas a esta joven” y explicó: “al pedir yo un minuto de silencio, es para poder conversar con nuestros difuntos es para decirle hermano ‘aquí estoy’, es para decirle ‘dame luz’, es para decirle ‘te regalo’ […] a nosotros nuestros ancestros nos enseñaban eso”.

Por su parte, el gobernador Rogelio Ortega agradeció y dijo admirar la valentía de la joven.

“Me puse de pie para aplaudirle, mi aplauso fue para atributarle a su valor, por caminar, pedir la palabra y hacer uso del micrófono y expresar su dolor. Para atributar a su reclamo de justicia, para ser solidario con esta chica, en esta tragedia que se vive en Guerrero […] ya me había entrevistado con ella en Chilapa para a acompañarla y ser coadyuvante en la ruta de la justicia y la reparación del daño”, aseguró.

Finalmente, señaló que la presencia del crimen organizado y su lucha por los espacios territoriales causan la “terrible realidad” con la que se ve afectada la sociedad civil.